son1.jpg

Hasta las propias estadísticas de la Generalitat reconocen que los partidarios del NO a la independencia empiezan a sacar una importante ventaja a los del SÍ a pesar del victimismo que han vendido con las inhabilitaciones de Mas y Homs. El proceso se desinfla y va perdiendo fuelle. Además hay que tener en cuenta la brecha cada vez más profunda entre la Cup y Juntos por el Sí, así como el divorcio anunciado entre ERC y PdeCAT.

son.jpgLos partidarios del ‘no’ a la independencia en Cataluña se imponen con un 48,5% a los partidarios de un Estado catalán (44,3%), rompiendo el empate técnico de los últimos barómetros del Centre d’Estudis d’Opinió (CEO) de la Generalitat, mientras que un 5,6% afirma que no lo sabe y un 1,6% no responde.

El director del CEO, Jordi Argelaguet, ha presentado este jueves en rueda de prensa los resultados del estudio, que recoge Europa Press, con un margen de error del 2,53 y resultado de 1.500 entrevistas del 6 al 21 de marzo, al inicio del caso Palau y tras las condenas por el 9-N.

Argelaguet ha constatado que aumenta la distancia entre ambas respuestas: la cifra de los que quieren una Cataluña independiente es estable y se incrementa el porcentaje de los que están en contra.

El sondeo también señala que los independentistas perderían entre 4 y 6 escaños en el mejor de los casos y no llegarían ya a la mayoría absoluta, aunque el batacazo puede ser mayor que el que anuncian las encuestas.