Lo peor de los periodistas en general y los nacionalistas en particular es la autoridad con que hablan de lo divino y de lo humano. Pero cuando se meten en temas jurídicos la ignorancia es supina, matutina y vespertina. Oigan, oigan …