Los de Euskal Telebista tienen razón, Jesús Laínz


jesus-lainz-644x362Han provocado cierto revuelo las manifestaciones despectivas hacia los españoles recogidas en un programa de Euskal Telebista de la semana pasada. Paletos, palurdos, mongólicos, ignorantes, ridículos, ésos son los epítetos que podrían resumir la visión que la cadena del PNV ha querido transmitir a través de las declaraciones de los entrevistados. En el resto de España no se lo han tomado demasiado bien, lo que nos parece injusto, pues convendría tener en cuenta algunos datos para poder juzgar el asunto con ecuanimidad.

El primero de ellos es que, como enunció a principios del siglo XX Engracio de Aranzadi, discípulo dilecto de Sabino e introductor del nacionalismo en Guipúzcoa, los vascos constituyen “la aristocracia del mundo, la nobleza de la Tierra”.

Como es lógico, esta condición aristocrática provoca una notable diferencia de capacidad intelectual entre vascos y españoles, como explicó, también por aquellos días, su correligionario José Antonio Arriandiaga:

Meditemos como vascos que somos, porque precisamente por pertenecer a la raza de mejor y mayor meditación que hay en el mundo podemos meditar con acierto, y no como esos productos ibero-celto-fenicio-griego-godo-árabes que aún están por saber lo que es meditación.

Treinta años después, al lendakari Aguirre –muy querido por sus aliados socialistas y con estatua en el centro de Bilbao– no le quedó más remedio que constatar que el español es un “pueblo inferior” y que “la ruindad y la esterilidad espiritual” son “producto del contagio español”.

Javier Arzalluz, ya en nuestros días, abundó en la cuestión al recordar: “Nunca encontraréis vascos míseros en la literatura de aquí, ni granujas como hay tantos en la literatura castellana, pícaros que están a ver cómo engañan al de al lado”. Tómese nota: la novela picaresca como emanación de la inferioridad moral de los españoles.

Ya lo dejó claro el maestro Sabino, así que poco más hay que añadir: España es la “nación más degradada y abyecta” y la “raza más vil y despreciable” de Europa. En cuanto a las diferencias morales, para resumir, frente al vasco inteligente y hábil, el español es corto de inteligencia y torpe; frente al vasco laborioso, el español no vale para nada; frente al vasco nacido para ser señor, el español lo ha hecho para ser siervo; frente al vasco caritativo, religioso y fiel, el español es avaro, impío y adúltero; frente al vasco casto, el español es de natural fornicador; y frente al vasco proverbialmente aseado, el español es poco dado a cambiarse el calzoncillo.

Por lo que se refiere a las características físicas,

gran número de los maketos parece testimonio irrecusable de la teoría de Darwin, pues más que hombres semejan simios poco menos bestias que el gorila: no busquéis en sus rostros la expresión de la inteligencia humana ni de virtud alguna; su mirada sólo revela idiotismo y brutalidad.

Pero no se deben malinterpretar las palabras del bueno de Sabino, pues, como explica el PNV en su página web,

con mucha frecuencia se ha presentado a Sabino Arana como un persona polémica, intransigente, dotado de una especial aversión hacia lo español, incluso se le ha llegado a tachar de racista. Nada más lejos de la realidad.

Además, hay que tener en cuenta que Sabino no estaba solo en la constatación de estos evidentes hechos biológicos. El antropólogo Telesforo de Aranzadi, por poner un ejemplo autorizado, escribió acerca de la posición de la cabeza sobre la cerviz, que

en el tipo vasco es entre todas las razas humanas la más diferente de los cuadrúpedos. Es decir, la postura de la cabeza y la forma general de la quijada es en el vasco la menos animal de las existentes.

Con el paso del tiempo la ciencia iría confirmando la especialidad vasca, como recordó Javier Arzalluz en una entrevista concedida a El País el 30 de enero de 1993:

Primero anduvieron los antropólogos con su craneometría; luego vinieron los hematólogos con el Rh de la sangre; siempre encontraban alguna especificidad entre los vascos. Ahora vienen los biólogos con el monogenismo y neomonogenismo. Esto es, que esta sociedad de la que formamos parte viene de una única pareja. Los biólogos andan con eso de que la sangre de los primeros que vinieron a Europa hace 15.000 años sólo se encuentra en los vascos.

Un par de años antes, en 1991, el jesuita Txomin Iakakortexarena publicó un libro, El Rh negativo de los vascos, en el que explicó esta sangrienta peculiaridad:

(…) un tesoro que el Creador nos ha ofrecido a los vascos y que nos distingue de todas las demás razas del mundo, una sangre limpia sin el Rh positivo sanguíneo del mono, sangre pura que nos diferencia de todas las demás razas y que por herencia desde hace 50.000 años antes de Cristo lo vamos recibiendo (…) No es pues pequeño honor y privilegio para los vascos esta sangre limpia y pura del Rh negativo, sin mezcla del Rh positivo del mono, porque podemos creer que ello nos cataloga como los primeros habitantes de Europa.

Para preservar la personalidad de pueblo de tan límpida prosapia, el nacionalismo no ha escatimado esfuerzos. Por ejemplo, Arana ya consideraba en 1895 que la “síntesis y personificación de las aspiraciones” del “viril pueblo” euskeriano no era otra que la boina, prenda que, lamentablemente, también habían empezado a usar los maketos. Pero hasta en esto hay diferencias:

¡No cubre lo mismo la cabeza de un maketo como la cabeza de un euskeldún! En la cabeza de un maketo, oprime su nuca y sus sienes como para contener las pérfidas concepciones de su cerebro cuando es oportuno ocultarlas; y se aboveda sobre su frente para encubrir la hipócrita expresión de su frente y su mirada; y se prolonga en forma de pico de ave de rapiña, como signo de la rapacidad y voracidad de su villano temperamento. En la cabeza de un maketo, y encima de aquellos traicioneros ojos y aquella nariz tacaña, se ciñe y ajusta como el maketo oprime y estruja al pueblo que cae en sus garras.

Algunos malos vascos han lamentado esta afición del nacionalismo por las esencias rurales en todas sus vertientes, incluso las más caricaturescas. Este fue el caso de Unamuno, quien denunció que los nacionalistas

están intentando ruralizar Bilbao, es decir, descivilizarlo. Entre muchos de sus hijos jóvenes está hoy en boga hacerse los aldeanos; beben, cantan, y aborrecen, en el fondo, la cultura.

Si hace un siglo, como propuso el artículo recién mencionado, se consideró a la boina una “prenda del uniforme nacional”, hoy es más bien lo que va debajo el elemento uniformizador, como demuestran tantos militantes –y militantas– nacionalistas con sus clónicos peinados. Pero el objetivo es el mismo: mostrar desde el primer vistazo la pertenencia a la aristocracia del mundo.

Pero, una vez más, tuvo que venir Unamuno a incordiar con su incomprensión del alma vasca:

Agradecen mucho ciertos individuos el que les declaren de una raza superior, pues esto les exime del esfuerzo por superiorizarse individualmente.

Olvidemos, sin embargo, las palabras del ignorante rector de Salamanca y quedémonos con los ejemplares testimonios ofrecidos por televisión. Poco caritativos, probablemente, pero la verdad es la verdad por ingrata que nos parezca a los mongólicos españoles.

Por todo esto, y dado que Euskal Telebista (Euskal Telebestia para los amigos) es una cadena pública pagada con los impuestos de todos, animamos desde aquí al gobierno de la nación a que siga permitiendo y financiando la cadena para que continúe con su benéfica labor de fomento de la alta cultura.

http://www.clublibertaddigital.com/ideas/tribuna/2017-03-09/jesus-lainz-los-de-euskal-telebista-tienen-razon-81618/

7 comentarios

  1. Vaya por delante que, en mi opinión, todas las razas, si es que existen, las únicas diferencias son culturales. Dicho esto, me sorprende leer que algunos se sienten “superiores” por creer demostrar líneas consanguíneas ancestrales, es decir, cuando dicen esto, de verdad no se dan cuenta que lo que están declarando y reconociendo es que son lo más primario, primitivo y “cavernícola” del ser humano, es decir que de admitir que seis postulados fueran ciertos, serían los humanos menos evolucionados y más cercanos al mono.

    • Yo he tenido perros:

      los perros de cruce son más inteligentes y más sanos que los de las “razas puras”

      los perros de razas puras, además de ser tontos, tienen enfermedades degenerativas (cada raza está especializada en una)

      (ya habrá alguno que diga que un perro no es un mono ni un semita; y que por lo tanto la evidencia de las purezas por cópulas dentro de la familia durante generaciones desde hace 50000 años antes de Cristo, no se pueden aplicar a los que han recibido de Dios el “tesoro” de la “raza pura y limpia”, como el padre Txomin Iakakortexarena s.j.)

  2. “están intentando ruralizar Bilbao, es decir, descivilizarlo. Entre muchos de sus hijos jóvenes está hoy en boga hacerse los aldeanos; beben, cantan, y aborrecen, en el fondo, la cultura.”

    Hay que conceder que siguen igual; pero aquí está lo extraño:

    Lo normal es que la gente intente parecer mejor de lo que realmente es: con más dinero, con más clase, con más cultura…Aquí y en todas partes.

    Bueno, en todas partes no: en Vasconia se tiene como un honor ser y parecer un paleto cromañón con boina…

    “Noblesse oblige” dirán.

    Y con mucha razón.

  3. Yo le recomendaría al Gobierno que hiciese un folleto en español original y su traducción al inglés para que en Europa sepan la clase de basura que era este Arana.

    Pero, claro, parece que Rajoy está solo para fumarse puros.
    (¿los pagará él de su bolsillo? ¿o van a cargo del presupuesto de la Moncloa -Presidencia del Gobierno-, es decir, de todos?)

  4. “un tesoro que el Creador nos ha ofrecido a los vascos y que nos distingue de todas las demás razas del mundo, una sangre limpia sin el Rh positivo sanguíneo del mono, sangre pura que nos diferencia de todas las demás razas”

    Si los vascos, según este jesuita, tienen el Rh negativo, que “les diferencia de las demás razas”, eso quiere decir que según este (mal informado) odiador con sentimientos de inferioridad, las demás “razas”, como dice él, tienen el Rh positivo del mono.

    Precisamente como Jesús y su santa Madre y Siempre Virgen. (semitas)

    Vale; pero lo que yo me pregunto ahora es ¿para qué vale tener la sangre, que además no se ve, de un Rh o de otro? (salvo a la hora de tener una transfusión de sangre)

    ¿son mejores?; ¿más guapos?, ¿más inteligentes?, ¿más altos?

    Cuando nos comparamos con alguien, aunque sea para considerarnos superiores (?), siempre vamos a encontrar a alguien que es mejor que nosotros en algo.

    Entiendo que 3000 años de civilización son muy pocos comparados con los presuntos 50217 años de disfrute de ese “tesoro” que el Creador ha ofrecido a los vascos por nada (Pueblo Elegido sin necesidad de hacer un pacto ni de cumplir Su Ley); pero creo que en todo ese tiempo tanta superioridad sanguínea (que no moral, intelectual o marcial), tenía que haberse notado en algo: porque no han sobresalido en nada salvo en odio asesino racista.

    (bueno, sí: vasco fue Eneko Yáñez de Oñaz y Sáenz de Licona, más conocido por su nom de plume como Ignacio de Loyola, fundador de la orden que se ha empeñado en destruir la Iglesia de Cristo y media humanidad con ella. Espero que este individuo forme parte del tanto por ciento de sangre “limpia y pura” -porque ya sabemos que no todos los vascos tienen el Rh negativo; algunos tienen el Rh de los monos y, feliz casualidad, el Rh de Jesucristo y de su Santa Madre siempre virgen)

  5. “un tesoro que el Creador nos ha ofrecido a los vascos y que nos distingue de todas las demás razas del mundo, una sangre limpia sin el Rh positivo sanguíneo del mono, sangre pura que nos diferencia de todas las demás razas”

    A pesar de todo el odio y desprecio de este padre de la Compañía, parece que está muy mal informado:

    1 no todos los vascos (y descuento los maketos y emigrantes) tienen el Rh negativo. Es cierto que efectivamente el tanto por ciento de la población que lo tiene es superior al resto de la población española.

    2 En Portugal, el tanto por ciento de la población que tiene Rh negativo es superior a la proporción vasca.

    3 Los judíos Ashkenazis, tienen un tanto por ciento de Rh negativo muy superior a la proporción portuguesa y vasca juntas.

    El Rh negativo no tiene nada que ver con la raza; y sí con matrimonios consanguíneos (de hecho, los judíos Ashkenazis tienen una enfermedad genética propia)

    Parece mentira que este señor esté tan mal informado.

  6. El amigo Sabino padecía de delirios de grandeza, era una copia falsa del original, y para ello me quedo con los ilustres vascos de toda la vida ; como don Blas de Lezo y Olavarrieta.

    Qué decir de todos esos personajes inducidos por el Sionismo y su literatura mítica, que todavía se localizan en vitrinas y estanterías de bibliotecas las teorías darvinistas como ciencia.

    Hay un afán de protagonismo desmesurado con el pueblo vasco, pero hay que diferenciar a aquellos que verdaderamente aportaron su esencia vasca ; que es lo mismo que decir Castilla o España. La inversiones en negocios y su industria en zonas como el País Vasco y Cataluña, también en Madrid hace elevar un sentimiento falso de identidad local, acaso porque Las Vascongadas siempre fueron leales y pertenecieron a Castilla, la Cataluña que nunca fue reino y algunos historiadores demasiados considerados lo ubican como principado sin mencionar a La Corona de Aragón, y qué decir de los aldeanos de Madrid ( según los propios castellanos viejos en siglos pasados para con sus cañadas reales y Fueros* ).

    Qué podríamos decir de los vascones de Navarra que tantos héroes han dado a la defensa de Hispanie.

    Vendedores de perfumes en literaria siempre han existido, algunos inventándose la grandeza de sus logros con sus enemigos -tradición del Imperio Romano, y sus césares- en múltiples eventos.

    Pues qué quiere que le diga, prefiero a un vasco de una zona rural o que no opina por prudencia a todos esos nefastos intelectuales románticos de manchadas en tinta en papel de serpentina.

    Qué habrán pensado aquellos repobladores del S. de España ; astures, vascos, cántabros, o bretones y alemanes, además de franceses cuando ven atónitos cómo se apoderan de los lugares de donde proceden gente que ni siquiera era vasca – de verdad -. Incluso, el propio Sabino se casó con una castellana, para eso sí cedió en sus políticas, aunque luego, adaptó el apellido de la esposa ( la mujer castellana ) a la lengua euskérica, que ni es euskera ni es ná. ( Véase a los expertos en la temática para dicha lengua romance o latinizada para su original que llegaba a hablarse por todo el SE. de Hispania.

    Sería aquellos tiempos como comparar a Sabino con perfiles de hoy, donde repudian España y, a los españoles en público ( autoinsultan, quizás como algo más propio de los gustos en preferencias sexuales ) y, ya luego reciben el cheque comiéndose las uñas para llenar cines vacíos.

    Qué podemos decir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s