N´Ada Colau, conocida por su afición a los estudios, ha decidido suprimir del nomenklator de Barcelona la plaza de la Hispanidad, un pequeño rincón junto a la Sagrada Familia que pasará a llamarse plaza de Pablo Neruda.

La reivindicación de este cambio de nomenclatura viene de lejos, pues ya en 2005 el pleno aprobó una proposición para renombrar este céntrico espacio de la ciudad. Así, Colau se escuda en la necesidad de “dar cumplimiento” a los acuerdos derivados del pleno para ejecutar el cambio de nombre. El acto de puro resentimiento que implica este tipo de cambios en el callejero, será oficial el próximo 22 de abril.

La decisión del Colau ha generado malestar en el PP. Alberto Fernández Díaz ha afirmado que: “El cambio de nomenclatura de las calles de Barcelona para retirar todos los nombres relacionados con la Monarquía y España, es un eslabón más de la estrategia independentista”.

plaza-hispanidad-kkbC--620x349@abc

La plaza de la discordia