Jordi Pujol fue humillado por los asistentes a una conferencia sobre nacionalismos. En el momento en el que el ex Honorable de la Generalitat pidió la palabra para dirigirse a los miembros de la mesa varios de los que habían acudido al acto decidieron levantarse para no escucharlo.

“Tiene que admitir lo que es. Está usted desacreditado”, le dijo uno de los miembros del público que abandonaba la sala. Pujol lo miró con estupor, desacostumbrado a sufrir desplantes como éste. El ex honorable no lo creía y preguntó en alto: “¿Qué dice?”. Los miembros de la mesa estaban azorados cuando Pujol dijo: “Si interesa, sigo”. A lo que otra persona del público contestó: “No. No interesa”, informa OKdiario.

blog-236