carreras

Luís Carreras fue un sacerdote conocido, antes de la Guerra civil, por su catalanismo militante, habiendo sido colaborador del Cardenal Vidal y Barraquer y discípulo de Sardà y Salvany. Pero llegó el conflicto y la persecución religiosa en Cataluña.

Pudo escaparse de una muerte segura y muy temprano, en 1938, escribió un libro desde Francia. El título es más que sugerente: Grandeza cristiana de España. La obra es una apología encendida del Alzamiento militar y una denuncia de la persecución religiosa. Esta obra está especialmente dirigida contra aquellos democristianos que negaban que en España hubiera persecución religiosa.

Tampoco se le caen prendas en alabar a Franco: “Franco ha cumplido su palabra; él ha sido el aliento, la mente y el brazo del levantamiento español, y en España el comunismo ha sido vencido”. Con los años, pasada la Guerra, el entusiasmo se enfrió. Luís Carreras volvió a sus posiciones catalanistas y renegó de esta obra.