La historia del Toreo en Cataluña, una huella imposible de borrar, es mucho más que la Monumental de Barcelona.

obj3299816_1-644x362

La relación de Cataluña con el toro, como tierra mediterránea, es ancestral, algo que todavía se mantiene en muchas localidades en donde el juego con los astados es parte fundamental de sus fiestas. Esta datado que la primera gran fiesta de toros en Cataluña tuvo lugar en Barcelona en 1387 durante el reinado de Juan I. De ahí hasta que las prácticas taurinas se fueron reglando y en pleno proceso de industrialización, en el siglo XIX, surgieron las primeras plazas de toros. El Torín, en la Barceloneta, en 1834, y de modo seguido las de Olot (Gerona), Tarragona, Figueras, Gerona…

Barcelona, con tres plazas funcionando a la vez -la Barceloneta, Las Arenas y la Monumental, vivió los momentos de intensa agitación social de las primeras décadas de la pasada centuria aliviada por las corridas de toros que se programaban en sus tres cosos a la vez.

En los cincuenta y sesenta, la Ciudad Condal ofrecía una programación que superaba con mucho a la de Madrid en número de festejos. Tras el coso de la Barceloneta, Las Arenas se inauguró con el siglo XX y se mantuvo abierta hasta mediados de los setenta y la Monumental abrió sus puertas apenas tres lustros después. Todas las grandes figuras, las ganaderías de mayor prestigio, han sumado a sus días de éxito hazañas en estos ruedos catalanes. De Frascuelo a José Tomás, de Joselito a Domingo Ortega, de los Bienvenida a Manolete; faenas de temple, de raza; días de sangre y de gloria jalonan una historia en la que los propios catalanes han sido también protagonistas dentro y fuera de sus fronteras. De Peroy a Serafín Marín. Joaquín Bernadó, Enrique Patón…, y de forma especial Mario Cabré, un matador de toros cuya fama trascendió de los ruedos y llegó a los escenarios, a la televisión, a las letras. Poeta, actor, locutor, y, sobre todo, torero, al que le gustaba repetir: «Sóc torero i català, que equival a ser dues vegades torero».

La historia del toreo es también historia de Cataluña. Nadie puede borrar de un plumazo todo lo que Cataluña ha aportado a la Fiesta ni todas las páginas gloriosas, trágicas o curiosas que se han escrito fundamentalmente en los ruedos barceloneses.

Estas son las plazas de toros de Cataluña:

EL TORÍN DE LA BARCELONETA

Fue inaugurada en 1834, estuvo en funcionamiento hasta 1923 y fue demolida en 1944. En su arena tomó la alternativa Pedro Aixelá “Peroy”, el primer torero catalán. Pasarón todas las figuras de la época y el 13 de mayo de 1877, durante a actuación de Lagartijo, sonó por primera vez la música para acompañar una faena.

Un año después de su inauguración, el 25 de julio de 1835, el mal juego del ganado provocó una tremenda bronca que siguió fuera de la plaza en una auténtica manifestación de protesta, a la que se sumaron turbas de agitadores, que terminó en la quema de conventos. La plaza fue clausurada durante varios años.

OLOT (GERONA)

Construida con piedra volcánica, fue inaugurada en 1859. Estuvo en funcionamiento hasta 2003, cuando el Ayuntamiento denegó la autorizaciónara celebrar más corridas de toros. La plaza estaba cedida por la propiedad al ayuntamiento. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña revocó la cesión y se celebró una corrida de toros ese año. Posteriormente acoge festejos populares.

TARRAGONA

Abrió sus puertas en 1883 con una construcción a imagen de la vieja plaza de Madrid. Funcionó con una amplia programación hasta 2006, cuando la Diputación Ñrovincial, propietaria del coso, decidió su profunda remodelación en un recinto multiusos cubierto. En pleno proceso de la abolición, ya no se construyeron ni corrales ni chiqueros, con lo que dejó de celebrar corridas de toros.

FIGUERAS (GERONA)

Fue inaugurada en 1894, y dió toros hasta el año 2000. En 1989, el ayuntamiento compró la plaza a la familia propietaria. En la actualidad se encuentra en estado de abandono.

GERONA

Construida por iniciativa privada en 1897, fue derruida en 2006. Junto con la de Figueras, mantuvo siempre una amplia temporada taurina de corridas y novilladas.

En 1950 se rodó en su interior numerosas escenas de la película “Pandora y el holandés errante”, protagonizada por Ava Gardner, James Mason y el diestro y actor catalán Mario Cabré.

LAS ARENAS (BARCELONA)

Imponente edificio neomudéjar construido en 1900 en la plaza de España. Estivo en funcionamiento hasta 1977, y desde 2011 como un moderno centro comercial en el que se respetó su fachada.

MONUMENTAL (BARCELONA)

Fue inaugurada el 27 de febrero de 1916, alzada sobre la plaza del Sport, abierta dos años antes. En su siglo de vida ha sido, sin duda, un coso de trascendental importancia en la historia del toreo. Su última corrida se celebró el 25 de septiembre de 2011, y tras la sentencia del Constitucional que tumba la prohibición de las corridas de toros en Cataluña, es prácticamente la única plaza que puede retomar su actividad.

VIC (BARCELONA)

Construida en 1917, programó corridas de toros y otros festejos hasta 1961. Cinco años más tarde fue derribada.

SAN FELIÚ DE GIXOLS (GERONA)

Plaza turística de la costa Brava, inaugurada en 1957. Celebra corridas de toros hasta 1987, fecha en que la compra el ayuntamiento, que la derriba al año siguiente.

LLORET DE MAR (GERONA)

Coso hermano del anterior, pues fue construido a su imagen y semejanza en 1962. Su última corrida tuvo lugar en 2003. El ayuntamiento la derribó en 2006.

http://www.abc.es/cultura/toros/abci-sabes-cuantas-plazas-toros-cataluna-201610280201_noticia.html