felipe II

Escultura de Felipe II en Manila

Conviene saber que, salvo algún caso excepcional, España no conquisto Filipinas ni los demás territorios del Pacifico. Los diferentes clanes, reinos o sultanatos se incorporaron libremente a España, en tiempos de Felipe II, con la promesa de que no iban a recibir un trato discriminatorio en relación con las distintas provincias del imperio hispánico, incluidos los peninsulares. Los españoles cumplieron su promesa y no hubo dominación sino poder monárquico. Las únicas excepciones fueron la región de Cordillera, en el norte del archipiélago, los “moros” de Mindanao y la población islámica del sur. Estos y alguna minoría más, siempre se resistieron a la colonización.

Felipe II, en 1598, pocos meses antes de su muerte y ante la petición del primer Arzobispo de Manila, organizó un referéndum en Filipinas para preguntar a sus habitantes si estaban cómodos perteneciendo a la Monarquía hispánica, y si querían seguir perteneciendo a ella. Este referéndum (el más antiguo del que yo tengo conocimiento en la historia), era vinculante. Es decir, Felipe II estaba dispuesto a abandonar aquél territorio si sus habitantes así lo querían.

Naturalmente, la pregunta no se hizo a cada habitante (entonces no se estilaban las democracias al uso actual). Se preguntó a los cientos de caciques (que allí se llamaban sultanes) y que habían sido soberanos independientes antes de la llegada de los españoles. Las distancias y dificultades de desplazamiento, tanto por tierra como por mar (son miles de islas e islotes) hizo que se tardara varios meses en completar la consulta. El resultado fue que más de un 90% se sentían satisfechos, y querían seguir siendo españoles. Y ante la pregunta de “por qué”, dijeron que España les había dado una unidad comercial, y un medio de entenderse que antes no tenían (lengua española).

Hubo, incluso, un caso de un sultán que hizo la siguiente salvedad: “como hasta ahora no se me había consultado, creo que se me deben devolver todos los impuestos que he pagado hasta el momento, y que empezaré a pagar, gustoso, a partir de ahora“. El gobernador aceptó la petición (de lo que no tengo datos es de si la cumplió). Como se ve, aunque en el s.XIX hubiera aún prácticas discriminatorias por parte de la península, y alguna colonial, lo cierto es que no consideraban a España como potencia invasora (se pudieron expresar libremente 300 años antes) y, por tanto, su sublevación (basada en algunos motivos justos) fue, básicamente, a instigación de EEUU.

Fuente: la magnífica página de Facebook: Por la vuelta de Puerto Rico, Cuba y Filipinas.