Rueda de Prensa: intervención de Òscar Uceda


DSCN3903

Este 2014 se celebra el Tricentenario del último asedio de Barcelona durante la Guerra de Sucesión, que puso punto y final a cinco siglos de instituciones basadas en el pacto entre el rey, ya fuera de Aragón, ya fuera de España, y la oligarquía feudal catalana. Instituciones como la Generalitat, el Consejo de Ciento o la Pahería de Lérida, fueron abolidas. Fruto del devenir de la guerra, las leyes centenarias y paccionadas vigentes en Cataluña fueron derogadas. El cambio de ciclo surgido de la guerra representado por los Decretos de Nueva Planta es innegable y un nuevo sistema de gobierno basado en la monarquía absoluta se impuso en Cataluña.
El Tricentenario era, y aún puede ser, una gran oportunidad para gestionar los inhabituales recursos destinados teóricamente al conocimiento histórico, a la investigación científica, académica y rigurosa de nuestra realidad pasada. Desgraciadamente, estos recursos tradicionalmente escasos en un gremio como el nuestro, han sido utilizados en buena parte para la difusión de un pasado imaginario, supuestamente proto-democrático, incluso libertario, que nada tiene que ver con la realidad catalana de principios del siglo XVIII. El tricentenario es en mi opinión, una magnífica campaña de propaganda destinada a hacer creer al conjunto de los catalanes, que hace trescientos años gozábamos de unas leyes casi democráticas y que perdimos nuestras libertades por la invasión injustificada de un rey absoluto.  Las Constituciones y libertades de Cataluña del siglo XVIII tienen unos sinónimos evidentes que son fueros feudales y leyes feudales. Debemos recordar que la primera Constitución moderna y liberal del mundo fue la norteamericana de 1789, y en Europa, la publicada en Francia en 1791. Los historiadores podemos discutir si la Edad Contemporánea nació en Filadelfia o en Paris, pero les aseguro que  a  ningún historiador serio se le pasa por la cabeza que naciera en el Born de Barcelona.
La elección del lema “viviremos libres” no es casual, de hecho no era el lema que lucía la bandera negra levantada en Montjuich por los defensores de Barcelona que anunciaba “Muertos o nuestros privilegios conservados”. Supongo que el lema, aunque es el genuino, no pareció suficientemente adecuado para transmitir el mensaje de modernidad que se nos pretende vender.
Hemos de reconocer que el Tricentenario es una campaña de difusión técnicamente impecable, con unos objetivos claros y una puesta en escena bien estudiada y planificada. Como escuché por primera vez en una conferencia en 2007, y como he escuchado después de forma reiterada desde entonces, la consigna es conseguir recuperar con los votos, lo que nuestros antepasados no pudieron defender con las bayonetas.
Aún estamos a tiempo de investigar, de explicar nuestro pasado de forma rigurosa y crítica. Esta labor la hemos de hacer los historiadores, tanto aquellos que se consideran soberanistas y exclusivamente catalanes; como nosotros que nos sentimos catalanes, y por ello españoles.
Un colega, dejó por escrito que el objetivo del historiador es el conocimiento del pasado, siempre y cuando no afecte a los intereses de la patria. Si alguno ha seguido este mandato, ciertamente habrá hecho historia, pero historia de ficción, porque realidad solo hay una y mil maneras de explicarla, pero sí de forma consciente escondemos un hecho, porque creemos que puede afectar a nuestro proyecto político, transmitiremos un pasado imaginario y no explicaremos lo que en realidad sucedió.
Puede ser fruto de esta corriente poco rigurosa y politizada que arrastramos desde el historicismo romántico del siglo XIX, la causa de que el estudio de un hito tan decisivo esté aún en pañales. Les pondré algunos ejemplos:
Todos hemos oído hablar de Rafael de Casanovas, el Consejero Primero de Barcelona herido el once de septiembre de 1714, pero seguro que pocas, poquísimas personas han oído hablar de Francisco de Nicolau i Santjoan, consejero primero de Barcelona asesinado por un austracista  a las nueve de la mañana del 22 de mayo de 1706.  Se nos ha dicho que aquel verano de 1705 el pueblo de Cataluña se levantó en armas contra el tirano borbónico, pero si hemos de hacer caso a Francisco de Castellví, lo que él describe, es un golpe de Estado militar ejecutado por un grupo de catalanes, a espaldas de la Generalitat, haciendo uso ilegal y abusivo del Somatén, con el empuje de Austria y la financiación de Inglaterra.
Se ha hablado hasta la saciedad de terrorismo militar borbónico, ignorando el innegable terrorismo militar austracista. Sirva de ejemplo, que a ojos de buena parte del campesinado, los peores eran los llamados fusileros de montaña catalanes. Decía el payés de Anglesola Aleix Ribalta,  “… y aquellos hombres que se levantaron en el año 1705 con título de migueletes acabaron siendo ladrones, y estos eran los que más daño hacían al país.” Finalmente, se nos ha dicho que las Constituciones Catalanas juradas por Felipe V en 1702 fueron derogadas por el rey, “por derecho de conquista” al finalizar y ganar la guerra en 1714. Antes de acabar, y para invitarles a la reflexión, les leeré el capítulo segundo de las últimas Constituciones de Cataluña publicadas en 1706.
“ Por eso, con alabación y aprobación de la presente Corte, establecemos y ordenamos, que todas las Constituciones, Capítulos y Actas de Corte y sus antecedentes, y dependientes hechos y ordenados en dichos años de 1701 y 1702 sean nulos, írritos e inválidos, y de ninguna fuerza y valor, como si no hubieran sido hechos, y que en cuanto de hecho procedan y menester sean, sean  casados, revocados y anulados, como con la presente revocamos, casamos y anulamos”
Señoras y señores. Si lo desean nos vemos en Montgrony el 11, 12 y 13 de julio. Muchas gracias y  hasta pronto.

One comment

  1. Éste es el espíritu. A un discurso identitario falaz y deficiente, como el del nacionalismo, oponerle otro discurso identitario, absolutamente catalán e hispano, mucho más veraz y útil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s