La princesa Inca pariente de San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja


Ana María Lorenza García Sayri Túpac de Loyola. La princesa Inca pariente de San Ignacio de Loyola y San Francisco de Borja

En este viejo lienzo se puede encontrar a un miembro de la familia Borja contrayendo matrimonio con una princesa inca. Efectivamente en la obra se representa la boda del capitán Martín de Loyola con Beatriz de Ñusta y la de la hija de ambos Ana María Lorenza con D. Juan Enríquez de Borja, aunque la pintura tiene un carácter simbólico, dado que cuando se casó Ana María su padre ya había fallecido.

La reiteración de este motivo iconográfico obedece al interés de los jesuitas por resaltar en el enlace de familiares de dos de los santos más destacados de la orden con mujeres de la nobleza inca. De ahí que, como eje de la composición aparezcan su fundador San Ignacio de Loyola, con el libro en la mano, y San Francisco de Borja que sostiene la calavera que constituye uno de sus atributos, teniendo al fondo el anagrama de la Compañía de Jesús. D. Martín García Óñez de Loyola era nieto del hermano mayor de San Ignacio de Loyola y se había distinguido en la conquista del Perú, siendo quien posteriormente capturó al último inca Tupac Amaru.

Contrajo matrimonio con la única descendiente de Sayri Tupac, hijo de Manco Inca y de Culchima Caype, que fue el primero de los incas “rebeldes” establecidos en Vilcabamba tras la conquista. Después de la muerte de Tupac Amaru, Dª. Beatriz Clara Coya era, por lo tanto, la heredera nominal del imperio inca. Tras su unión con el sobrino nieto de San Ignacio le acompañó a Chile, territorio del que había sido nombrado Gobernador y donde murió, combatiendo con los indios mapuches el 23 de diciembre de 1598.

D. Martín García Óñez de Loyola era nieto del hermano mayor de San Ignacio de Loyola y se había distinguido en la conquista del Perú, siendo quien posteriormente capturó al último inca Tupac Amaru.

Al quedarse viuda regresó a Cuzco, acompañada por la única hija del matrimonio Ana María Lorenza, que había nacido en Concepción (Chile). Después de morir su madre, Ana María fue a España y aquí se casó con D. Juan Enríquez de Borja y Almansa era hijo de D. Álvaro de Borja y Castro y de Dª. Elvira de Almansa y de Rojas. D. Álvaro era el cuarto hijo de San Francisco de Borja, del que, por lo tanto, D. Juan era nieto.

Nacido en Alcañices en 1573, fue Capitán General de la Armada de Barlovento y caballero de Santiago, cuya cruz luce en el traje, así como la venera en la venera del collar. Había estado casado con su prima Dª. Juana Gurrea de Aragón y Zaporta, con la que sólo tuvo una hija que luego profesó en el convento de Jerusalén de Zaragoza, que había fundado mosén Juan de Coloma. De su matrimonio con la princesa inca tuvo cuatro hijos y cuatro hijas, tres de las cuales profesaron en el convento de las Comendadoras de Valladolid.

En Ana María además de su condición de heredera del imperio inca, recaía el señorío de la casa de Loyola. El Rey Felipe III quiso honrarla creándola I marquesa de Santiago de Oropesa, además de Adelantada del valle de Yucay, que formaba parte de su herencia incáica. Por lo tanto, es cierto que un Borja se casó con la heredera de los antiguos soberanos del virreinato del Perú y del tawantinsuyu que, además era pariente de San Ignacio de Loyola.

El Rey Felipe III quiso honrarla creándola I marquesa de Santiago de Oropesa, además de Adelantada del valle de Yucay, que formaba parte de su herencia incáica

De ahí el interés de los jesuitas que, para favorecer su evangelización en aquellos territorios, por resaltar la vinculación de la Compañía con la nobleza indígena. Hay que tener en cuenta que los cuadros que estamos comentando fueron pintados muchos años después de esos matrimonios a los que se refieren. Conviene señalar que, además de los descendientes de esta rama de los antiguos incas, existen otros muchos relacionados con ellos.

El mestizaje fue algo habitual y, concretamente, el propio Francisco Pizarro se casó con una hermana de Atahualpa, Inés Huaylas Yupanqui, con la que tuvo dos hijos. Tanto a la esposa como a los niños los trató con especial cariño y ella le correspondió en circunstancias muy difíciles, pues fue quien consiguió las tropas indígenas que lograron levantar el cerco al que había sido sometida Lima por Manco Inca. Sin embargo, Inés se enamoró después de su paje Francisco Ampuero y Pizarro decidió separarse de ella, aunque no le permitió llevarse a los hijos del matrimonio. De esa unión entre la princesa inca y el paje Francisco Ampuero, desciende entre otros el Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa.



Categorías:HISPANIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: