HISPANIDAD: “DE HUAMANGA A AYACUCHO” por Antonio Moreno Ruiz


11061724_10154023120714942_883789327528979534_o

 

Hace poco tiempo tuve la oportunidad de viajar con mi señora por tierras de Huamanga. La ciudad se llama así desde época wari (preinca), manteniendo el topónimo durante todo el virreinato. Sin embargo el dictador Bolívar, en un alarde de megalomanía, mandó cambiar el ancestral nombre por “Ayacucho”, siendo que hasta 200 años después de la famosa batalla que definió la secesión de la América del Sur, todavía hay quien la sigue llamando Huamanga, en especial las gentes del norte de la región.

No obstante la megalomanía bolivariana no acabó ahí: No olvidemos que el Alto Perú pasó a llamarse Bolivia.

Y bueno, ya bastante después de mis años universitarios americanistas, donde degusté las enseñanzas de grandes profesores de diversas tendencias, siempre alimenté la idea de vivir en primera persona lo que era el Nuevo Mundo. A lo tonto a lo tonto, llevo ya cuatro años en el Perú, el que fuera acaso el mayor bastión realista de todo el continente. Y estando en este país, era cuestión de tiempo que visitase aquel lugar tan decisivo para la historia de dos mundos que durante tres siglos, representaron la unidad en la diversidad. A diez horas de autobús de Lima, no podía resistirse un destino tan justo y necesario; por lo cual al fin nos decidimos y pasamos cuatro días en aquella lindísima ciudad que, en un entorno quechuahablante, sin embargo su arquitectura parece sacada de las honduras de Castilla.

Aquella hermosa urbe de algo menos de doscientos mil habitantes, magníficamente franqueada por treinta y tres iglesias que rivalizan con la altura de los Andes, nos abría sus puertas de par en par, invitándonos a recorrer la inmensidad de sus alrededores. Y el último día de nuestra breve mas intensa estadía en esta hermosa e importante tierra peruana estuvimos en el lugar de la famosa batalla; de la pseudobatalla diría yo, puesto que el resultado estaba pactado de antemano por los liberales criollos y peninsulares. Hasta el año 1820, la rebelión secesionista, un extraño compuesto de oligarquía criollo-mestiza, revolucionarios peninsulares, jesuitas vengativos e imperialistas británicos, bajo la atenta mirada de las logias masónicas, estaba a punto de confirmar su fracaso. Los ejércitos realistas, nutridos de una mayoría aplastante de hispanoamericanos, estaban logrando derrotar a los insurgentes; tal y como el astur-llanero José Tomás Boves demostró que se podía derrotar a Bolívar hasta su temprana muerte en 1814, en plena batalla de Urica que, cual Cid Campeador redivivo, ganó después de muerto, frente a la impotencia bolivariana.

Un golpe dado por el militar liberal Rafael del Riego, evitaba esta oportuna salida y la reconducía para sus intereses politiqueros. Era el comienzo del Trienio Liberal, que amén de sumir al caos en España, llenó de confusión las Indias

Sin ayuda exterior, sin un ejército regular español en tierras americanas, los realistas “criollos” estaban ganando, derrochando fidelidad a la española patria que abarcaba entrambos hemisferios. En 1820, una expedición ibérica formada por veinte mil soldados, que según reconoce el expresidente peruano Alan García, hubieran terminado de aplastar a los secesionistas, no terminó de zarpar de la Vieja España: Un golpe dado por el militar liberal Rafael del Riego, evitaba esta oportuna salida y la reconducía para sus intereses politiqueros. Era el comienzo del Trienio Liberal, que amén de sumir al caos en España, llenó de confusión las Indias, pues ahora, los hispanoamericanos veían como desde la Vieja España se quería imponer a la fuerza el liberalismo contra el que ellos se estaban desangrando sin ayuda. La decepción que esto acarreó en tres años fue clave. Las deserciones y los cambios de bando se sucedieron por doquier. Y aun así, todavía la resistencia realista fue fortísima por todo el continente. Desde luego, tiene mérito.

En 1823, depuesto un indigno Riego que lloró y abjuró públicamente de sus ideas (y que sufrió una muerte horrible, ciertamente), el mal ya era mucho. En esa época se sucedieron las conferencias de Punchauca entre el virrey La Serna (y sus emisarios) y José de San Martín, ambos españoles liberales. Y digo ambos porque es un anacrónico error decir que José de San Martín era “argentino”, siendo que había nacido en Yapeyú pero, hijo de españoles, a los cuatro años su familia regresaría a la Península; para a posteriori, servir durante veintidós años en el ejército español; cuando no se servía a una “nación-estado”, sino a un rey, y a un rey borbónico en concreto. Sin embargo, en plena invasión napoleónica de España, luego de las batallas de Bailén y La Albuera, se licencia de su ejército en un momento tan esencial, pasa a Inglaterra, y al poco tiempo se le ve en Sudamérica liderando una parte importantísima de las luchas separatistas. Es en este intervalo, concretamente en 1821 cuando San Martín dice: “Los liberales del mundo somos hermanos en todas partes y queremos preparar en este hemisferio un asilo seguro para nuestros compañeros de creencias.” Fue esta mentalidad en este periodo de tiempo lo que acabó por inclinar la balanza secesionista, para mayor beneficio del imperio británico,  el cual, con la consigna de que “a España hay que vencerla en América y no en Europa”, consiguió por la avidez de las traiciones lo que en el siglo XVIII le había costado terribles derrotas militares, desde Cartagena de Indias con Blas de Lezo hasta Pensacola con Bernardo de Gálvez.

Unknown

Batalla de Ayacucho

Así las cosas, de Huamanga se pasó a Ayacucho, en una batalla cuyo resultado estaba pactado de antemano, y en donde los parientes de ambos bandos se saludaron como si tal cosa. Una batalla donde el ejército “patriota” se componía mayormente de venezolanos y colombianos, con nutridos grupos de rioplatenses, chilenos y británicos; mientras que en el ejército realista, de cada cinco soldados, dos eran ibéricos y tres peruanos (incluyendo en este número a los altoperuanos). Sin embargo, durante doscientos años se ha contado la misma y mentirosa versión oficial tanto en España como en Hispanoamérica. Todo quedó en la familia liberal-traicionera.

Otrosí, la importancia de esa fecha se prolonga en el espacio y en el tiempo, puesto que en el ejército realista, aquel fatídico día que se pasó de Huamanga a Ayacucho, participaron personajes que serían muy importantes para la historia de España y el Perú, respectivamente: Del lado realista peruano estaban los hermanos Castilla. Luego de la pactada batalla de Ayacucho, Ramón cambió de bando e ingresó al ejército patriota y con el tiempo llegaría a presidente de la república; en cambio Leandro no reconoció la república y pasó a España, donde a los años lucharía en el ejército carlista, esto es, el movimiento contrarrevolucionario/tradicionalista/legitimista español que en 1833 surge como herencia viva de los Batallones de Voluntarios Realistas (que en la Península habían combatido al Trienio Liberal), frente al golpismo liberal que, contra la ley y la tradición, impuso a Isabel “II” (entonces una niña) en el trono frente a los derechos de Don Carlos (Carlos V de España). Y Leandro Castilla sería parte activa de este movimiento como leal soldado, continuando la lucha realista que empezó en Sudamérica, siendo el último gobernador de la resistencia carlista de Morella bajo las órdenes del general Ramón Cabrera en 1840. Valga reseñar que Cabrera usó una bandera negra muy parecida a la que años antes habían usado los realistas quiteños y venezolanos; y esa fue la bandera que Leandro Castilla custodió como gobernador; viva y enésima muestra de que los criollos no estaban discriminados.

Del lado realista ibérico estuvieron Espartero y Maroto, los cuales, a los años en la Península estarían teóricamente enfrentados: Espartero en el bando liberal, Maroto en el carlista; pero a la sazón ambos firmantes del vergonzoso Convenio de Vergara en 1839

Del lado realista ibérico estuvieron Espartero y Maroto, los cuales, a los años en la Península estarían teóricamente enfrentados: Espartero en el bando liberal, Maroto en el carlista; pero a la sazón ambos firmantes del vergonzoso Convenio de Vergara en 1839, donde Maroto, amén de la rendición, ordenó el fusilamiento de muchos buenos militares carlistas y entregó la flor y nata de los voluntarios vascongados y castellanos al desastre. Maroto, que era casado con chilena, sabiendo que Roma no paga traidores, emigró a Sudamérica, y estando en Perú, Ramón Castilla, ya presidente de la república, conocedor de su traición a través de su hermano Leandro (el cual murió exiliado en Francia), le prohibió la estadía en el país y tuvo que pasar a Chile.

A los años, el novelista liberal Benito Pérez Galdós intentó dulcificar la figura de Maroto, alejándose de la Historia y aprovechando el oportunismo ideológico; sin embargo, los liberales de la época lo tuvieron muy claro y después de que les hiciera el trabajo sucio, lo desecharon.

¿Casualidad que Espartero y Maroto estuvieran primero en Ayacucho y después en Vergara? Sinceramente creemos que no. Y es que en el carlismo siempre señaló como “ayacuchos” a la mayoría de los militares liberales con los que a la postre acabaría pactando el traidor Maroto, pues no en vano años antes habían sido hacedores de esta terrible traición que nos separó, repitiendo el mismo método en Vasconia.

El escritor peruano José Antonio Pancorvo ha escrito un libro imprescindible sobre esta malhadada época: Demonios del Pacífico Sur. De él me acordé ante aquellos imponentes Andes que ejercieron como campo de batalla. Estando en aquel inmenso solar, evoqué la memoria del argentino José Manuel González y del colombiano Luis Corsi Otálora, dos grandes maestros que ya se nos fueron y que publicaron en Ediciones Nueva Hispanidad, del también argentino Félix Della Costa; así como de otros valientes e ilustres historiadores hispanoamericanos de nuestro tiempo, tales como el colombiano Pablo Victoria Wilches, que acuña sin ambages la expresión “genocidio bolivariano”; el peruano Heraclio Bonilla, que dice que la independencia fue un día de duelo para los indígenas; o el ecuatoriano Francisco Núñez, que recuerda siempre con fervor que Quito fue España (4). Y todos ellos sin ayuda de la España oficial; al igual que en su día tampoco la tuvieron los Pincheira, resistiendo entre las actuales repúblicas de Argentina y Chile hasta 1832; y los iquichanos liderados por Antonio Navala Huachaca, resistiendo por tierras del norte huamanguino hasta 1835.

Sin duda, aquella enorme pampa huamanguina siempre morará en mi corazón, dándome continuas inspiraciones para seguir luchando por restablecer una memoria que nos han intentado robar; empero, doscientos años de mentiras ya se resquebrajaron, y gracias a los hispanoamericanos frente a una Vieja España que se empeña en premiar a los traidores.

Iquicha, la cuna de Antonio Navala Huachaca, queda apuntada como destino…

Antonio Moreno Ruiz. Historiador

Fuente Raigambre 


Imagen: Honrando la memoria de los realistas caídos en el mismo sitio de la batalla de Ayacucho (II)



Categorías:HISPANIDAD

8 respuestas

  1. Sería curioso saber que papel tuvieron en estas historias los colaboracionistas del invasor Napoleón, los mal llamados “ilustrados” y
    “afrancesados “.

    La estrategia de Napoleón cuando invadía un país, en sus propias palabras era “divide su impera” .

    Para ello, como hizo en Italia, en Bélgica y en España, abría logias masonicas donde atraía a parte de la población que por una razón u otra podía colaborar con el invasor. Naturalmente en nombre de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, el Progreso y la Ilustración.

    Como evidentemente no era idiota y montaba las logias para lo que las montaba, ponía a una persona de confianza, como su hermano José, de Gran Maestre.

    Me gusta

  2. Osea, que nunca hubo batalla de Ayacucho, sino que fue una componenda para que las élites locales siguieran conservando sus privilegios de clase.

    ¿Por qué las autoridades que aprueban los programas académicos y los libros de Historia se empeñan en engañarnos?

    ¿Saben los habitantes de Huamanga como los masones les siguen engañando?

    Mientras sigamos viviendo mentiras interesadas, nunca podremos prosperar ni ser libres.

    Me gusta

  3. El “liberalismo”, que a primera vista por el nombre parece que es algo muy bueno, si vemos como ha funcionado en estos 200 años es que es la cara pública de la masonería secreta internacional para lograr el interés egoísta
    de unos pocos controlando el Estado a través de golpes de Estado y guerras civiles.

    (básicamente se trata de hacer repúblicas de modo que el Maestre Secreto pueda poner a dedo y controlar al Presidente, a los ministros y a los diputados en nombre de la Republica, la Nacion, y la Libertad: un engañabobos en el que muchos incautos pican. La Revolución Francesa y las experiencias y lecciones que sacaron de ella es como intentan actuar en otros sitios)

    No hay ningun partido que sea “masonico” , porque sabe que la gente lo rechazaría y no le votaria, que es lo que “legítima” el poder tras la Revolución Francesa ( revolución parisina -no tiene nada que ver con Francia)

    Sin embargo hay partidos que se llaman “liberales” y que de libertad no tienen nada: están formados por masones, obedeciendo las órdenes secretas del maestro internacional masón y cuyo objetivo es apoderarse de las palancas del Estado, normalmente a través de golpes de Estado y promoviendo guerras civiles, para gobernar en beneficio de unos pocos que nadie sabe quienes son, porque son secretos.

    Las “independencias” españolas NO eran para ser independientes , ni libres, ni prósperos, ni más ilustrados:

    Era para que millonarios ingleses inversores en la Bolsa de Londres y en los Bancos ingleses se hagan todavía más ricos en nombre de la libertad (la suya) y el progreso (el suyo) y la tolerancia (el dinero)

    Después de todo, ¿qué país hace las guerras del Opio para corromper China y abrir, como en el Imperio Español, las fronteras a la industria inglesa y arruine la producción nacional?

    La experiencia masónica no se ha cebado contra los hispanos por nada ni han sido los unicos, ni mucho menos.

    Es una lacra para la humanidad:

    “El hombre (masón) es un lobo para el hombre “,
    (Homo homínis lupus) cuando hay dinero y poder por medio.

    La excusa es lo de menos.

    Me gusta

  4. Es como una Segunda Leyenda Negra dentro de la Leyenda Negra antiespañola y antihispana.
    Existe ignorancia sobre la historia, el significado e implicaciones de la implantación del liberalismo en la historia de España y su Monarquía, la Monarquía Hispana.
    Señalándolo, nombrándolo y difundiéndolo se alcanza a ver su dimensión y su repercusión en la actualidad.

    Me gusta

  5. Si Huamanga es Huamanga desde la Prehistoria hasta la masoneria, yo no se por que hay que permitir a los traidores extranjeros que se salgan con la suya.

    ¡Menudo sentido de la libertad más raro que tienen los masones!

    La libertad, la tolerancia y el librepensamiento sólo existen y son legítimos cuando obedecen las ordenes secretas del Gran Maestre Secreto Autócrata de Todas las Libertades y Filosofías y Alquimias.

    ¡¡¡Y si no eres un oscurantista, un franquista y un católico!!!

    ¡Vaya con los volteríamos de mala baba!

    Tan mala como la del corrupto Voltaire.

    “Ayacucho” tiene que recuperar su verdadero nombre.

    La Historia tiene quehacer justicia.

    Me gusta

  6. Con la excusa de liberar a los que eran libres, los masones franceses se han enriquecido robando al Estado, a la Iglesia y a los que no colaboraron con ellos.

    Lo mismo que hicieron en Francia lo han hecho en todos los países catolicos.

    La libertad, la igualdad, la fraternidad, el progreso…era sólo para unos pocos supremacistas: ellos y sus familias.

    Y el Pueblo, ¡qué se joda!

    Seguimos dominados por los descendientes de esos “proceres” y “patriotas” extranjeros.

    Me gusta

  7. ¡Un momento!

    ¿Qué es eso de liberales?

    ¿Lo contrario de esclavizados?

    Doscientos años son demasiados años para ver con HECHOS el verdadero significado de las palabras y eslóganes masonicos.

    La masonería no sólo no ha traído libertad, ni progreso ni ilustracion:

    Ha genocidiado a los indios para robarles sus tierras. Ha troceado un imperio para fabricar dictaduras permanentemente enfrentadas entre si; y ha convertido países libres en colonias comerciales de Inglaterra primero y de Estados Unidos después que utilizan la técnica del “divide et impera ”

    ¡Y qué decir de cambiar el español por el inglés americano en Filipinas!

    Han pasado de ser súbditos de un rey que esta obligado públicamente a gobernar según la doctrina de la Iglesia Católica, esto es, el humanismo cristiano que es igual para todos, para pasar a ser súbditos de un maestro secreto, un dictador que impone su voluntad absoluta sin control de nadie y favoreciendo los intereses egoístas secretos de no se sabe quién.

    ¿Es de extrañar que todo haya ido de mal en peor?

    No.

    Los que no son “liberales” no son esclavizados.

    Son gente libre que no se siente superior a nadie y que tiene como lema “vive y deja vivir” y que defiende los intereses de su familia, su país y la religión, que es la garante de todo.

    No; no queremos supremacistas egoístas y ladrones en nombre de la “libertad” ( ?), la “igualdad” ( ??) y la “fraternidad” ( ???).

    Han traído muchísimos más problemas de los que dicen que han venido a quitarnos.

    Me gusta

  8. Me alegro que haya alguien que se dedique a desmontar las mentiras de la masonería y que nos recuerde el desastre para todos que supuso la traición de los ilustrados golpistas en nombre de la libertad, igualdad y fraternidad masonicas.

    La verdad, al final, sale.

    Espero que no olvidemos las lecciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: