1645-1647, el punto de inflexión en la Guerra de Cataluña


Unknown
Contrariamente a lo que afirman algunos autores nacionalistas poco informados, el período del militar francés Enrique de Lorena, Conde de Harcourt, como virrey de Cataluña, entre 1644 y 1647, no fue el momento de mayor éxito militar del ejército francés y sus aliados catalanes sino el punto de inflexión de la guerra en el Principado.
Fue el inicio de la reconquista hispánica de Cataluña, 6 años después de que Pau Claris entregara el Principado a Francia. Cataluña lejos de ser independiente estaba gobernada por virreyes franceses, cuyas relaciones con las propias autoridades catalanas colaboracionistas  solían ser  tensas  y difíciles pues los franceses apenas contaban con sus propios aliados catalanes y las tropas francesas cometían numerosos abusos.
Como señala el historiador Henry Ettinghausen, uno de los mayores expertos en esta guerra, a partir de 1646 la posición militar de franceses y catalanes se deteriora constantemente. Sobre todo el conde de Harcourt es recordado por haber sufrido la mayor derrota del ejército francés en toda la guerra de Cataluña, contra el ejército hispánico del Marqués de Leganés, en la batalla de Lérida, el 23 de noviembre de 1646.
Antes, en 1645, el ejército francés había tomado las villas de Camarasa y Balaguer pero entre 1645 y 1647 el frente principal de la guerra en Cataluña fue Lérida, más concretamente los fracasados intentos del ejército francés y sus aliados catalanes por tomar la ciudad del Segre. En aquella fase de la guerra, el primer ministro francés cardenal Mazzarino, de origen italiano, trasladó el esfuerzo militar francés principal desde el frente catalán al norte de Italia, pues estaba más interesado en arrebatar Lombardía a la corona española que en Cataluña (a diferencia de su antecesor, el Cardenal Richelieu, muerto unos años antes, que había apoyado la rebelión de Claris inmediatamente y que tenía un vivo interés por consolidar la anexión de Cataluña a Francia).
Esto otorgó un considerable respiro a las fuerzas militares españolas en la Península, que pudieron centrar sus esfuerzos en Cataluña. De hecho a partir de 1648 las fuerzas hispánicas empiezan a centrar ya sus esfuerzos en la toma de Barcelona, que será reconquistada en 1652 después de un asedio que duró un año. Como señala el gran historiador John Elliott: “El ejército francés era bajo todos los aspectos un ejército de ocupación,la presencia del cual se hacía cada vez más necesaria a medida que los disturbios antifranceses estallaban en un punto y otro del país. A partir de 1643 Cataluña quedó relegada a un lugar relativamente subordinado en los proyectos de Francia“.
RAFAEL MARÍA MOLINA


Categorías:HISTÒRIA I RELATS, MITES NACIONALISTES / MITOLÓGICAS

1 respuesta

  1. Ya lo dijo el francés y testigo directo de aquella guerra,Pedro de la Marca.”Me he confirmado en la opinión de que todo el mundo tiene simpatía por España y mala fe contra Francia…..”

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: