GEORGES REMI, HERGÉ, CREADOR DE TINTÍN: DIBUJANDO VALORES


ok_25.jpg

El dibujante Georges Remi nació el 2 de mayo de 1907 en la ciudad belga de Etterbeek. Desde niño demuestra en la escuela nacional de Ixelles un gran interés en dibujar niños héroes, dispuestos a donar sus vidas por la patria. Por aquel entonces, Bélgica estaba bajo la ocupación alemana en 1914-1918 y sus caricaturas tratan de un niño que hace multitud de jugarretas a los soldados germanos. De 1920 a 1925, su padre le ingresa en el colegio San Bonifacio, un establecimiento religioso, para evitar que su hijo estudie la secundaria en un colegio de enseñanza laica y liberal. Del mismo modo, el joven Georges tuvo que abandonar a los Boy-Scout de Bélgica (sin formación religiosa) por los de la federación católica.

Hergé, un dibujante católico 

Su admiración por el escultismo le llevará a sentir una gran simpatía por los indios norteamericanos y a seguir dibujando aventuras de Totor, un joven boy scout, para la publicación del grupo. En sus primeros dibujos, el joven Remi firma ya con el que ha de ser su famoso pseudónimo Hergé, de la pronunciación al revés de la primera consonante de su apellido y su nombre. En 1926 realiza su servicio militar en el primer regimiento de cazadores, desde el cuartel enviará ilustraciones a la revista de la Juventud de la Acción Católica Belga. Vuelto de la mili, Hergé ingresa en el diario católico Le Siècle XX, que dirigía el P. Norbert Wallez, como dibujante y fotógrafo. Sin embargo, en 1928, aparece un semanario para los jóvenes, integrado en el diario, llamado Le Petit Vingtième. La pequeña publicación cambia la vida de Hergé. En sus páginas iniciales aparecerán las aventuras de Tintín, un joven reportero que junto a su perro Milu, iniciaba su andadura en el peligroso y desconocido país de los Soviets. Al mismo tiempo, Hergé empezaba su noviazgo con la mujer de su vida, Germaine Kieckens, secretaria del P. Wallez, con quien se casaría en 1932.

Los comics de Tintín tendrán un éxito impresionante entre la juventud belga, y Tintín se convertirá en el modelo del adolescente católico, dispuesto en las diferentes aventuras a luchar por la verdad y la justicia, en ambientes que siempre guardarán relación con acontecimientos reales. En los diferentes álbumes, Tintín en el Congo, Tintín en América, La Oreja rota, El cetro de Ottokar, El loto azul y Tintín en el paìs del oro negro. Hergé defenderá el papel de los misioneros en Africa, admirará los Estados Unidos como paìs emprendedor y criticará a los traficantes de armas, citándoles con sus nombres de verdad. También, demostrará su desdén hacia el comunismo, la expansión imperial japonesa en China y el militarismo germano.

Hergé y Tintín durante la segunda guerra mundial

En la vida de su país únicamente tuvo simpatìas por sus compañeros de la juventud católica belga, que deseosos de emprender una campaña de limpieza política habìan formado un movimiento político denominado Christus Rex. Con el estallido de la segunda guerra mundial, Hergé pasa a ser el redactor jefe del suplemento juvenil de Le Soir, el periódico de máxima tirada en Bélgica. Bajo la ocupación, Hergé distrae a Tintín en aventuras con ausencia de contenidos políticos, como El cangrejo de las pinzas de oro, El secreto de Rackham el rojo y Las sietebolas de cristas. Sin embargo, en La estrella misteriosa, Hergé preanuncia el final del orden nuevo.

Después de 1945, pasará un tiempo en la lista negra acusado de colaboración por haber seguido dibujando en los años de la ocupación. No obstante, a pesar de las acusaciones infundadas conseguirá la libertad de dibujar y hacer de Tintín uno de los mejores comics. Desde sus viñetas el siempre joven reportero siguió manteniendo su defensa de los más débiles, demostrando su simpatía por los tibetanos y señalando hechos poco conocidos como la pervivencia de la esclavitud en algunos paìses islámicos de Africa. Hergé será condecorado en 1977 con la Medalla Sobredorada de Angulema y al año siguiente obtendrá el nombramiento de Oficial de la Orden de la Corona en Bruselas. En 1982, su fama será tal que la sociedad de astronomía belga nominarà a un asteroide situado entre Júpiter y Marte como Hergé. Al año siguiente, Tintín y Milu lloraron la pérdida de su creador.

José Luis Orella

Fuente: la dialéctica nacional.

2 comentarios

  1. HERGE, TINTIN,MILOU….!!CUANTOS RECUERDOS DE UNA NIÑEZ PERDIDA!
    Hablar de TINTIN y su genial CREADOR Georges Remy es hablar,para muchos hombres que crecimos leyendo sus maravillosas aventuras la evocación de unos años muy bonitos,donde los niños y jovenes disfrutabamos con sus creaciones, tan distintas a las DIABOLICAS lecturas con que ahora se ENVILECEN y EMBRUTECEN las nuevas generaciones.
    Cuantos violadores, asesinos, traficantes de drogas evitaron aquellas SANAS aventuras llenas de encanto para muchas generaciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s