HISPANIDAD: “La Girona” hundida en Irlanda. La fosa común de St.Cuthbert’s


Lo dice la tradición y lo avala la ciencia. Una fosa común alberga los cuerpos de los náufragos de la Girona en St.Cuthbert’s Chruch, en el condado de Antrim (Irlanda).

Durante cientos de años se ha sabido que allí están enterrados estos componentes de la Armada invencible y la gente respetó siempre ese lugar sin volver a utilizar esa parte del cementerio para enterrar a sus muertos.

De construcción napolitana del año 1580, la Galeaza Girona disponía de una fuerza de artillería de 50 piezas. A bordo, 112 marineros, 178 soldados y 300 remeros.

Galeaza del siglo XVI

Las galeazas (denominadas así en italiano como aumentativo de galera) eran unas naves formidables. De tres mástiles de vela latina, naves altas y grandes, poseían dos “castillos”, uno a proa y otro a popa, donde iba colocada parte de la artillería, mientras que el resto se situaba entre los bancos de los galeotes o remeros que estaban a cubierto (no así en las galeras).

Dotadas de un enorme espolón a proa destinado a embestir los barcos enemigos, su estrategia pasaba por romper las formaciones enemigas y quedarse dentro de ellas ayudando el avance de sus compañeras de flota, una maniobra solo apta para valientes.

Galeaza del siglo XVI en acción de combate

El día 28 de octubre de 1588 la Girona navegaba por la costa norte de Irlanda rumbo a Escocia llevando a su propia dotación y a los náufragos de la Rata Santa María Encoronada y el Duquesa Santa Ana, marinos, soldados y nobles que habían conseguido llegar a Killybegs donde la Girona se encontraba reparándose.

Unos 1.300 hombres hacinados en un barco que Alonso de Leyva decidió intentar llevar a Escocia temiendo no poder llegar a España bordeando Irlanda con un buque tan sobrecargado.

Alonso Martinez de Leyva. El Greco

Navegando bajo un tremendo temporal la Girona perdió su timón y fue arrojada contra las rocas en Lacada Point, en la actual Irlanda del Norte.

Era el primer naufragio para la dotación de la Girona, el segundo para la del Duquesa Santa Ana y el tercero para los 300 hombres del Rata Santa María Encoronada, ya que habían sido rescatados por el Duquesa Santa Ana después de su naufragio en Loughros More el 17 de septiembre.

Para prácticamente todos los que integraban la tripulación actual de La Girona fue el naufragio definitivo ya que solo hubo 9 supervivientes.

El lugar marcado en otro color corresponde a la situación de la fosa común.
Fuente: North Coast Armada Connection

La tradición local también atribuye el apellido Morning (muy habitual en esa zona) a uno de los supervivientes de la Girona. Al día siguiente del naufragio, los lugareños encontraron a un hombre desnudo y desconcertado al que llamaron Adam (en referencia a Adán) y Morning al haber sido encontrado por la mañana.

La arqueología submarina devolvió los restos de la Girona en 1967 y hoy pueden ser observados en el Ulster Museum de Belfast. Ya os hablamos con anterioridad de una pieza que a nosotros nos entusiasma, el anillo del náufrago.

La tradición local ha mantenido desde entonces que todos los cuerpos rescatados fueron enterrados en una fosa común situada en el cementerio de St. Cuthbert’s Chruch, cerca del castillo de Dunluce.

Trabajos arqueológicos no invasivos realizados por arqueólogos irlandeses en 2015 revelaron que un área de forma regular y rectangular del cementerio en la que no se puso durante siglos ninguna lápida es una zona bastante hundida y hueca, todo lo que habría de esperar de una fosa común.

En 2017, varias asociaciones irlandesas que conmemoran los naufragios de la Armada invencible en Irlanda, hicieron su particular homenaje a estos pobres olvidados, homenaje del que puedes leer más aquí.

Placa homenaje a los náufragos integrantes de la Girona en St. Cuthbert’s Chuch

Hoy, una placa colocada por la Causeway Coast and Glen Borourg Council y la North Coast Armada Connection conmemora esta tragedia.

Fuente: armadainvencible

One comment

  1. ¡Honor y gloria a aquéllos héroes! Recomiendo encarecidamente la lectura del libro de Garrett Mattingly “The Defeat of the Spanish Armada” (Pelican Books, 1962.) Aunque ignoro si hay otra edición o traducción y es un tanto difícil de encontrar. Es una de las pocas visiones ecuánimes y respetables sobre la “Empresa de Inglaterra”, que era el nombre original de la expedición. Según Mattingly, la Girona se hundió cerca de la Calzada de los Gigantes, con pérdida de toda su tripulación. Al igual que otras diecisiete naves, urcas y pinazas en aquella costa, según informó el Lord Deputy inglés, William Fitzwilliam. Miles de españoles perdieron la vida ahogados en esas aguas, y el destino de la mayoría que se salvó en tierra fue terrible. (Pág. 386 del original). Búsquese también la “Carta del Capitán D. Francisco de Cuéllar”, que lo fue del galeón San Pedro, de 24 cañones, uno de los pocos que escapó con vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s