“Cuando la izquierda nos precipitó a Leteo”, por Javier Barraycoa


 

lethe-river-of-oblivion-5

“La primera fijación de la izquierda fue convencernos de que habían ganado la Guerra Civil en 1939, o al menos, la acabarían ganando tarde o temprano en el imaginario colectivo. Y en eso estamos”

* * *

 

Con este título, el artículo promete ser pesado y rocambolesco. Pero da igual. Si no somos capaces de soportar un escrito breve que nos invita a reflexionar, es que la España está perdida. Nos debemos remontar a la mitología griega para entender lo que pretende Pedro Sánchez y los que le manejan, como a uno de esos muñecos de José Luis Moreno. La mitología griega, que siempre juega con nuestras debilidades sublimándolas o ridiculizándolas, nos habla de un río llamado Lete o Leteo. Era un regato doblemente terrorífico. Por un lado, atravesaba el Hades o inframundo habitado por los muertos. Por otro, había que beber su agua para cruzar de la vida a la muerte, pues provocaba la pérdida de memoria. Perder los recuerdos de lo vivido era la condición para poder sobrevivir en el infierno de los muertos. Pues ¿cómo podríamos soportar un inframundo si tuviéramos recuerdos añorantes de una mejor vida ya pasada?

Aunque no se lo crean, esto tiene mucho que ver con personajillos como Zapatero o Pedro Sánchez y su obstinación por el adoctrinamiento en la Ley de Memoria histórica. Ésta consiste esencialmente en que nuestra generación olvide el pasado y la siguiente simplemente lo desconozca. No en vano, la pedagogía moderna se jacta de haber conseguido sustituir las técnicas de memorización por la creatividad. Por cierto, es una creatividad que no se sujeta a ningún canon y por tanto simplemente es caos sin finalidad, o sea, muerte. No es ajeno que Leteo signifique “olvido”. Y será o no casualidad, Leteo era una divinidad nacida de Éride o también conocida como la Discordia y hermana de Hipno (Sueño) y Thanatos (Muerte), tres atributos que parecen definir perfectamente nuestra sociedad.

esto tiene mucho que ver con personajillos como Zapatero o Pedro Sánchez y su obstinación por el adoctrinamiento en la Ley de Memoria histórica. Ésta consiste esencialmente en que nuestra generación olvide el pasado y la siguiente simplemente lo desconozca.

La transición española, tras el golpe de Estado del 23-F, se convirtió en una realidad política dominada por una hegemonía cultural y ontológica de la izquierda. Ésta campó a sus anchas ante una más que acomplejada derecha (no dejaremos de repetir que la derecha es la hermana tonta y anonadada de la izquierda, pero hermanas al fin). La primera fijación de la izquierda fue convencernos de que habían ganado la Guerra Civil en 1939, o al menos, la acabarían ganando tarde o temprano en el imaginario colectivo. Y en eso estamos. Esto sólo ha sido posible bautizándonos en las aguas de Leteo. De ahí que a la orgía contracultural se hayan sumado las hermanas Discordia, Somnolencia y Muerte. Y esto define perfectamente el proyecto de esta izquierda revolucionaria: una sociedad enfrentada encarnizadamente, desmemorizada y agonizante. SEGUIR LEYENDO ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s