descarga

 

Fuente: La contradeportiva

El reducido e irrelevante grupo de aficionados separatistas conocidos entre el resto de socios pericos como los pericules, y que se hace llamar sorprendentemente Col·lectiu Blanc i Blau Roger de Lluria . Suponemos que en honor al valiente almirante que luchó bravamente por la Corona de Aragón durante el reinado de Pedro III, El grande de Aragón… Ha pedido en un comunicado publicado en su Facebook a los socios espanyolistas que no renueven el año que viene su carnet de socios por el no posicionamiento del club a favor del proceso independentista de Cataluña.

¿Imaginan ustedes que alguien hace caso a estos chiflados? ¿Y si todos los socios del Espanyol se trastornaran y siguieran sus indicaciones? Seguramente nuestro equipo desaparecía la próxima temporada… Sería un club deportivo sin socios, por tanto muerto y enterrado. ¿Es esto lo que busca esta reducida y minúscula banda desde que asomaron la cabeza hace escasos años en la zona soci-gol en Montjuic?

Tal vez su inquina y odio irracional a España, les haya llevado a intentar hacerse pasar por pericos para cargarse un club deportivo. Que se llama Espanyol, desde hace más de un siglo. ¿O tal vez simplemente son tontos y nada más? ¿O ambas cosas?

Porque querer hacer política a costa de un club deportivo es simplemente ser tonto de capirote. Pensar que porque uno se felicite de que el Espanyol no se pronuncie políticamente ya tiene que ser obligatoriamente una especie de reencarnación del General Yagüe, también es de tontos…

Y ya el colmo de la idiotez, es creerse ellos mismos por un instante, que algún socio que no esté para encerrarlo en menos de diez minutos en un psiquiátrico, vaya a dejar de serlo porque el Espanyol, haya actuado como lo que es, un club deportivo… Los que de verdad aman al Espanyol, los que lo sienten de verdad, no lo abandonan jamás, y mucho menos por una contienda política que como pericos ni nos va, ni nos viene. Como ciudadanos es otra cosa, y cada cual tendrá su libre opinión y la libertad de expresarse como prefiera. Pero como fervientes seguidores de nuestro Mágico Espanyol, lo que nos va de verdad es vencer en el terreno de juego.