omella.jpg

El cardenal y arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, que se caracteriza por su habilidad de ponerse a bien con todos, atizando a los buenos, ha decidido cerrar la tertulia política de Ràdio Estel. No nos olvidamos de como en época de Ureña alcanzó la mitra. Por vergüenza ajena no lo contamos. En los últimos años ha conseguido engañar a muchos haciéndose pasar por “un cura de pueblo”, pero es experto es supervivencia vaticana.

El programa, Ja era hora, que depende del arzobispado y se emitía en Radio Estel, dirigido  Ricardo Aparicio, ha sido fulminado. Fulminado como también lo ha sido el P. Custodio Ballester y de forma ladina otros sacerdotes que no le interesaban y que no podemos dar nombres. Ricardo Aparicio contaba con importantes tertulianos como eldirector de Economía Digital, Manel Manchón, Montserrat Nebrera y el exconseller de salut con el gobierno de Artur Mas, Boi Ruiz, Gabriel Colomé, Antoni Fernández Teixidó, Antoni Bolaño, Arcadi Oliveres, Roger Montañola, Agustí Colomines, Joan Capdevila, Andreu Pujol, Josep Martí Blanch, Ricard Fernández Deu o Miquel Giménez.

Esta era la última esperanza de que la misérrima -y asesinada desde dentro- cadena de radio del obispado de Barcelona, levantara cabeza. Pero es preferible matar todos los medios del obispado (como Cataluña Cristiana) antes que entregárselos a los no nacionalistas.