Todo ambigüedad. Por un lado Colau se las da de protectora de funcionarios y por otro abre las puertas traseras del “partifarrendum”. Esta doblez puede verse en la estación del Metro de Les Corts, donde en plafones administrados por la TMB (empresa pública de transportes públicos de Barcelona) ha alquilado plafones para carteles ilegales del 1-O.

les corts

trituradora 23