vilanova_i_la_geltru_por.jpg

Neus Lloveras (PDeCAT) es la alcaldesa de Vilanova i la Geltrú desde 2011 y presidenta de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI) desde abril del pasado año. Entusiasta del proceso y protagonista incuestionable en eventos secesionistas. La semana pasada cobró cierta notoriedad al trascender que requisó una bandera de España al concejal de Ciudadanos.

Pero hasta aquí es lo que cabía esperar de una “Catalibana”. Sin embargo, el análisis de los gastos por transferencia del ejercicio 2015, emitido por la Sindicatura, arroja un balance demoledor de subvenciones a discreción, sin efecto ni objeto, sin plazos de presentación de proyecto, sin proyectos, sin memorias justificativas.

El ayuntamiento aporta a la Asociación de Municipios por la Independencia, cuotas anuales de 4.950 euros. Todo ello sin ajustarse a ningún tipo de normativa municipal. Pero esto no es nada. Sobre un presupuesto de 69.448.785,19 euros, el consistorio destina 9.386.372,73 a transferencias relativas a subvenciones a organismos autónomos, entidades y asociaciones sin ánimo de lucro. Tras muchas de ellas se esconden meras tapaderas de organizaciones secesionistas.

Y esto sólo es una ayuntamiento. Pueden imaginar lo que pasa en el resto de Cataluña y el entusiasmo de ciertos alcaldes por la cartera, perdón la secesión.