Todo el mundo habla de islamofobia, pero sorprende escuchar a separatistas gritar en castellano, en el barrio de Gracia: “Españoles NO, refugiados SÍ”. El mundo al revés.