turistas-chinos.jpg

La Policía de Berlín ha detenido este sábado pasado a dos turistas chinos por hacer el saludo nazi frente al Reichstag (sede del Parlamento), un gesto que en Alemania constituye un delito penal como el uso de toda simbología del nacionalsocialismo.
Según la policía alemana, los dos individuos hicieron el saludo nazi ante Reichtag y se fotografiaron mutuamente con sus teléfonos móviles, mientras gritaban ¡Heil Hitler!
Contra los dos chinos, de 36 y 49 años, se ha abierto un sumario por el uso de símbolos de organizaciones enemigas a la Constitución. Después de ser interrogados en comisaría, fueron puestos en libertad tras depositar una fianza de 500 euros cada uno.
El artículo 86 del código penal alemán castiga el uso de símbolos de organizaciones prohibidas con sanciones que pueden ir desde una multa hasta tres años de cárcel.
La utilización de los símbolos está reservada para el arte, al primar la libertad artística, o también el uso crítico o caricaturesco de los mismos.
Es evidente que los pobres chinos no tenían ni idea del contexto ni de la legislación alemana, pero es el precio que hay que pagar por la dictadura de la corrección política.