colon 1.jpg 

Continúa la extrema izquierda con la guerra de los nombres de las calles y las estatuas hasta que se salgan con la suya ante la tibieza de quienes deberían defender estos símbolos. En el caso de la estatua de Colón lo tendrán más difícil, pues es un emblema de la capital barcelonesa.

La concejal de la CUP en Barcelona Maria Rovira ha insistido este miércoles en que se retire la emblemática estatua de Cristóbal Colón por “coherencia discursiva e ideológica”, tras el anuncio del Gobierno de Ada Colau de que trasladará la estatua de Antonio López de su plaza al museo Frederic Marès. Rovira ha defendido en declaraciones a los medios que Colón “también fue una figura colonialista y esclavista que llevó a desarrollar toda la barbarie en Sudamérica”.

La CUP ya propuso en septiembre retirar su estatua, pero fue rechazado por el pleno, con la abstención de ERC y BComú y la negativa del resto de grupos. Rovira ha confiado en que la retirada de la estatua de López “sea el principio de la retirada de muchos otros monumentos fascistas y clasistas de la ciudad”, y ha celebrado que el Gobierno municipal haya tomado esta decisión, que la CUP y colectivos de migrantes ya habían pedido.