El catalanismo radical y el nazismo (IV)


breton2
Militantes del Partido Nacionalista Bretón, jurando bandera

 

breton3
Mendigoitzales

Al final de El memorándum de mayo de 1936, pasan los separatistas catalanes a detallar su actuación: ya que sólo les mueve la «libertad total y absoluta de Cataluña», procuran hacer labor de proselitismo de modo más o menos clandestino, tanto en el interior de Cataluña como en el exterior, donde afirma tener contactos con núcleos afines con «problemas idénticos al nuestro», con los que coordinar actividades. Menciona así a los separatistas vascos del Eusko Mendigoitzale Batza (a los que les une «un pacto de íntima colaboración y asistencia»), los nacionalistas bretones (del núcleo pro-fascista de Breiz Atao y el Parti Nationaliste Bréton de O. Mordrel, de quien Nosaltres Sols! a menudo reproducía comunicados, lo mismo que del órgano de los Mendigoitzales Jagi-Jagi) y «algunos grupos gallegos» que pese su modestia «son plenamente revolucionarios», así como afirman estar en gestiones con los rifeños y con la organización flamenca Dinaso.

Bajo la rúbrica «Nuestro nacionalismo ante el futuro de Europa», afirman su fe en que sólo en la aplicación integral del principio nacionalista radica la clave de la “prosperidad futura”). Alaba así «el paso dado por Alemania, reconcentrándose en sí misma y buscando entre sus propios valores los reactivos que la levantaron de la postración en que la dejó el Tratado de Versalles), lo que «constituye un estímulo». En virtud de ello, los separatistas se sienten solidarios de “las Patrias todas del mundo, pequeñas y grandes, pero auténticas”. En una futura Europa, los mosaicos plurinacionales deberían desaparecer, vascos y catalanes quedar en libertad, bretones también, Hungría recobrar «aquella parte de su territorio que los tratados ignominiosos desgajaron de su unidad.

Y si Austria y Alemania son racialmente una misma nacionalidad, creemos que por fuerza del mismo ideal nacionalista, no debe haber fuerza extraña que pueda impedir la reconstitución de la total nacionalidad germánica). Llegan finalmente a la propuesta de colaboración concreta: dado que, pese al apoyo de los núcleos catalanes de América, el rendimiento de las actividades propagandísticas de los separatistas «no es inmediato», basan su propuesta en la necesidad del apoyo financiero alemán para la publicación de un diario, con el que contrarrestar además la «impetuosa propaganda rusa» (La necesidad de un diario separatista ya venía siendo predicada por Nasa/tres So/s! Desde al menos septiembre de 1934. Vid. «Per un diari nacionalista», N.S.!. n.º 178, l.IX.1934, p. 2)., Solicitan el apoyo alemán, en cuanto «Alemania es nuestro amigo, por ser rival de Francia, tiranizadora de una parte de nuestro territorio nacional », y España siempre se alinearía al lado de ésta.

Prometen la mayor discreción (solamente un triunvirato de Nosaltres Sols!, afirma –probablemente Blasi, Palazón y alguno más- y otro de los Mendigoiza/es saben de esa gestión). ¿Qué ventajas reportaría el diario para Alemania? Las concretan en: despertar la conciencia nacional de los catalanes del Estado francés, creándole así un nuevo problema a éste en conjunción con vasco-franceses y bretones; campaña enérgica contra una hipotética movilización de catalanes contra Alemania en caso de guerra europea; propaganda de una reestructuración de Europa basada en el reconocimiento de los derechos de las nacionalidades, «para que desaparecieran tratados que establecen castas entre los pueblos de la tierra y para que la Sociedad de las Naciones deje de ser una camarilla al servicio de los Estados vencedores en la Gran Guerra, que son los que oprimen las nacionalidades».

Aparte de esa labor de propaganda, ofrecen su colaboración (extendidos también a País Vasco, Baleares y Madrid) en calidad de servicios de información sobre objetivos militares españoles; en caso de guerra, se prestan a proporcionar «grupos bien instruidos» a los alemanes, e “incluso aceptaríamos su tipo de organización de milicias, podríamos estudiar la forma en que fueran instruidos por Vds. un grupo de catalanes y vascos en el manejo de aviones y en la preparación de explosivos”, y, aunque España fuese neutral, prometen preparar puntos de aprovisionamiento de submarinos y de fuerzas aéreas en Cataluña. Recuerdan además que “nuestros hermanos de Euzkadi, tienen ya establecida una organización que les permitiría apoderarse de la mayoría de fábricas de armas de su territorio, sin que se interrumpieran las tareas de fabricación”. De hecho, es posible que Palazón y R. Fagés, del PNC, llegasen a organizar prácticas de tiro conjuntas con las Juventudes Hitlerianas de la Organización Exterior del NSDAP en el Montseny, y que Blasi consiguiese con los nazis un acuerdo para la ayuda en la formación de cuadros (Hecho estudiado por Ucelay-Da Cal, gracias a tradición oral).

breton5
Órgano del Partit Nacionalista Català

Los autores del memorándum concluían pidiendo detalles sobre las posibilidades de una cooperación comercial con una Cataluña independiente futura, y dando todas las garantías al III Reich de que su dinero estaría bien controlado: “Una Cataluña libre, representaría para Alemania, si no estuviera consumado, un paso definitivo en el desmoronamiento de Francia y la existencia de un país amigo en el Occidente Mediterráneo”.

En la “addenda” de 1936, se analizan someramente los resultados de las elecciones a Cortes de febrero de 1936 y el peligro galopante de revolución social en España, donde el marxismo contaría con la adhesión de las masas populares. Aunque -presagian- los “grandes intereses, las fuerzas católicasy religiosas y unos modestos grupos conservadores y monárquicos” tendrían hipotéticas probabilidades de triunfo si se pusiesen de acuerdo con «elementos militares de graduación» en un golpe de Estado, «el factor más importante, el que en resumen puede influir decisivamente, es el factor exterior de Francia», Estado que controlaría «la política española bajo todos sus regímenes». Así, triunfase la revolución social o la Dictadura militar, ambas servirían a la política gala, lo que no convendría a Alemania… Por ello, se intentaba convencer una vez más a ésta de que debía apoyar al separatismo catalán.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s