Cerveza San Miguel: ¿Catalana o Filipina?


San_miguel_advertisement
Publicidad filipina de San Miguel de la década de 1920.

La cerveza que nosotros conocemos aquí en España como San Miguel, y que tiene su sede en Barcelona, no es originaria de España, sino de Filipinas. Para aquellos que no estén muy puestos en historia le diré que, allá por 1564, el rey Felipe II encomendó la conquista definitiva de la zona de Filipinas a Luis de Velasco, entonces segundo virrey de Nueva España. En realidad el Tratado de Tordesillas firmado en 1494 adjudicaba esta zona a portugal, pero el rey pensó que dada la formtaleza española del momento, arrebatarle sus privilegios a los lusos sería más facil que quitarle un caramelo a un niño. Y acertó, nos quedamos con toda la zona.

En la expedición de Luis de Velasco viajaba Miguel López de Legazpi, un conquistador español venido del México recién conquistado por Cortés. Legazpi conquistó varias islas en Filipinas, entre ellas Cebú, donde fundó la Villa de San Miguel, actualmente Cebu City.

Muy posteriormente, en 1890, Enrique María Barretto de Ycaza inaguró en la villa la Fabrica de Cerveza de San Miguel, y antes de 25 años comenzó la exportación a otras zonas del sureste asiático, donde actualmente es la cerveza más consumida.

En febrero de 1946 se constituyó en Lérida la sociedad La Segarra S.A con la finalidad de fabricar cerveza, aunque los trámites burocráticos hicieron que su puesta en marcha no tuviese lugar hasta 1953. En 1957 se firmó el Acuerdo de Manila con el presidente de San Miguel Corporation, Andrés Soriano, naciendo así la compañía “San Miguel, Fábricas de Cerveza y Malta, S.A.”, independiente de la matriz filipina. Desde entonces ambas empresas han seguido caminos diferentes.

En 1966 San Miguel abrió una segunda fábrica en Málaga, con la que consiguió un aumento importante de la producción. En 1970 compró la Compañía hispano-holandesa de Cervezas (GULDER) y su fábrica situada en Burgos.

4 comments

    1. San Miguel es una basura aquí y en Filipinas, sin cuerpo, matices ni intensidad, una cerveza insipida donde las haya. Aún salvaría la Selecta, lo demás, agua amarilla.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s