Mitològiques: «La leyenda del origen de la Bandera catalana»


wifredo3

«Crónica de España» de Pere Antoni Beuter, siglo XVI, donde por primera vez aparece la leyenda del origen de las cuatro barras

EL ORÍGEN ROMÁNTICO DE LA HISTORIA DE LAS CUATRO BARRAS

wifredo 5

El catalanismo mantuvo la leyenda romántica del origen de las cuatro barras

Una leyenda, documentada por primera vez el 1550 en Valencia, atribuye al rey franco Luis el Piadoso el hecho de haber inscrito con los cuatro dedos mojados con la sangre del conde Wifredo el Velloso, herido de muerte en la batalla contra los normandos, las cuatro barras sobre el escudo de este último. Posteriormente se sustituyó Luis el Piadoso por Carlos el Calvo para dar mas verosimilitud al episodio (al menos para que al menos las fechas de las biografías de los dos protagonistas más o menos coincidieran. Con el romanticismo se reemprende nuevamente el tema (Jacinto Verdaguer, ‘Las barres de sang’, Victor Balaguer, ‘Els quatre pals de sang’ o ‘El cant de la senyera’ de Joan Maragall), y este símbolo fue adoptado por los movimientos regionalistas y nacionalistas que surgieron en todo el territorio de habla catalana.

Esta leyenda relatada en el siglo XVI, cuando la recoge el historiador valenciano de origen alemán Pere Antoni Beuter (1490-1554) en su «Crónica General de España«, donde podemos leer:

«pidió el conde Iofre Valeroso al emperador Loís que le diesse armas que pudiesse traher en el escudo, que llevava dorado sin ninguna divisa. Y el emperador, viendo que havía sido en aquella batalla tan valeroso que, con muchas llagas que recibiera, hiziera maravillas en armas, llegóse a él, y mojóse la mano derecha de la sangre que le salía al conde, y passó los quatro dedos ansí ensangrentados encima del escudo dorado, de alto a baxo, haziendo quatro rayas de sangre, y dixo: «Éstas serán vuestras armas, conde.» Y de allí tomó las quatro rayas, o bandas, de sangre en el campo dorado, que son las armas de Cathaluña, que agora dezimos de Aragón

Pero el verdadero origen de la “Senyal d´Aragó”, se esconde en un pasado difuso, del que más adelante trataremos de sacar luz en este blog, con una serie sobre el origen de las Cuatro barras.

wifredo2

Falso sepulcro de Wifredo el Velloso en el actual monasterio de Ripoll

La leyenda  Pere Antoni Beuter de las cuatro barras de sangre fue un éxito inmediato y fulminante, siendo a partir de entonces copiada por todos los historiadores posteriores dándola como verídica. No fue hasta 1812 cuando el historiador catalán Joan de Sans i de Barutell desacreditó cualquier veracidad de la leyenda valenciana de las cuatro barras señalando las incoherencias históricas, mientras que el heraldista Faustino Menéndez Pidal de Navascués ha demostrado que la heráldica no apareció en Europa hasta finales del segundo cuarto del siglo XII (1125-1150). Aunque en 1812 Joan de Sans i de Barutell desacreditó totalmente la historicidad de la leyenda, no por eso dejó de ser una leyenda famosa, razón por la cual los artistes sintieron la necesidad de reproducirla gráficamente y de englosarla en poemas.

La historia está llena de mitologías, y muchas veces estas se mantienen artificialmente, a modo de ejemplo, podemos encontrar el falso sepulcro de Wifredo I el Velloso en el Monasterio de Santa María de Ripoll. Murió combatiendo contra los Banu Qasi que habían atacado Barcelona. El 9 de agosto los voluntarios liberales asaltan e incendian Santa María de Ripoll, profanando las tumbas. Por ello su comunidad debió dejar el lugar, llevándose los cuerpos de los condes de Barcelona y abades allí enterrados. La tumba auténtica de Wifredo se perdió y lo que hoy se puede ver en el Monasterio de Ripoll fue la nueva tumba inaugurada en 1982, en la que evidentemente no está Wifredo.



Categorías:MITES NACIONALISTES / MITOLÓGICAS

6 respuestas

  1. Al tal Jacinto: La bandera roja con la inscripción en color rojo del SPQR viene del Imperio romano. Hasta el club de fútbol de Roma lleva esos colores. Los lemniscos que existen en todas las catedrales, que por tanto son residencias del ordinario (del obispo del lugar) son rojas y amarillas. A Ud. le pierde el fanatismo y la ignorancia.

    Me gusta

  2. Hola, por favor, Jacint Sastre Tutusaus, busco alguna prueba de lo que afirmas de los colores en época de Alexandre III, pero soy muy torpe y no lo encuentro, podrías ayudarme?, Gracias. Un saludo.

    Me gusta

  3. L´»emperador Loís» citat per Pere Antoni Beuter no és Lluís el Piadós, mort el 840, ni fa referència a Carles el Calb, traspassat el 7 d´octubre del 877, onze mesos abans que, al concili de Troyes, Guifré el Pelós fos nomenat comte de Barcelona i Girona (11 de setembre del 878). Opino que el «Loís» de Beuter ha d´identificar-se amb Lluís II el Balb (877-879), qui va investir Guifré el Pelós dels comtats de Barcelona i Girona; o bé amb Lluís III el Jove (879-882), el qual va lluitar contra els normands i els va vèncer a la batalla de Saucourt (881).

    Verament desmitificador és l´escrit de Joan de Sans i de Barutell intitulat «Memoria sobre el incierto origen de las barras de Aragón, antiguo blasón del condado de Barcelona», que data del llunyà 1812. L´autor rebat amb bons arguments i de forma irrefutable la llegenda de les quatre barres, i arriba a la conclusió, dos-cents anys abans que Menéndez Pidal de Navascués i els moderns heraldistes, que l´escut català no pot ser anterior a l´època del comte Ramon Berenguer III (1097-1131).

    Per últim cal dir que mentre Pere Antoni Beuter bastia l´absurda llegenda de les barres, un contemporani seu, l´historiador Ambrosio de Morales (1513-1591), demostrava -o creia demostrar- que les representacions més antigues del blasó de Castella (Castella-Lleó) daten del regnat d´Alfons VI (1065-1109) i no abans.

    Me gusta

  4. El origen es la sanción del reino de ARAGÓN por el papa. Son los colores vaticanos.

    Me gusta

    • Resposta a You Cheser.

      No es coneix cap diploma papal que sancioni el títol reial adoptat per Ramir I (1035-1063) en succeir el seu pare Sanç III Garcés en el domini del comtat d´Aragó.La pretesa butlla de Gregori VII on s´afirma que el rei Ramir I va declarar-se vassall de la Santa Seu, és un document apòcrif, és a dir, un document fals.

      Se sap, per contra, que Sanç Ramírez (1063-1094), fill i successor de Ramir I, va peregrinar a Roma l´any 1068 per visitar el sepulcre de Sant Pere i entrevistar-se amb el papa Alexandre II. Transcorreguts vint-i-un anys, el 1089, en temps d´Urbà II, el mateix Sanç Ramírez va instituir-se feudatari de la Santa Seu, alhora que es comprometia a lliurar anualment a Roma un cens de 500 mancusos d´or.

      És històricament impossible que Ramir o Sanç Ramírez introduïssin a Aragó els colors «vaticans», ja que aquests no existien com a tals. L´adopció del groc i el vermell (or i gules) com a colors representatius de l´Església Romana data del pontificat d´Alexandre III (1159-1181), posterior en un segle als regnats de Ramir i Sanç Ramírez.

      Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

DESPERTA

Red sociocultural

A %d blogueros les gusta esto: