TRIBUNA: “NO ME LO CREO”


OIP.D57Dst766JWT8h429uR-_wHaEf

Este martes, 11 de febrero, Día de la Vírgen de Lourdes, día de los enfermos, se debatió en el Congreso de los Diputados, una inicua propuesta de ley de la eutanasia. Parece una broma macabra ideada por el mismísimo Satanás. Pero no. Ha sido cosa del Gobierno de la nación.

Y es que bien parece que la cultura de la muerte, aquella que mentaba Juan Pablo II en la encíclica “Evangelium Vitae”, está ganando asaltos a cada día que pasa. Pero en estos tiempos que vivimos, se nos vende que la eutanasia es buena. Pues lo que impera es la voluntad del individuo. La autonomía de la voluntad kantiana llevada a su máximo estándar. Si la modernidad nos ha dado la capacidad de ser otra cosa a la que nuestra naturaleza nos ha marcado con su marchamo indeleble, cómo no vamos a poder decidir cuando terminar nuestro viaje por este “lacrimarum valle”.

El nuevo adagio es que no importa la vida humana, sino su calidad. Y el Estado, claro está, no va a proveer una vida de calidad si se la puede quitar de encima. Esto me recuerda a la doctrina Guzmán, (Abimael Guzmán, fundador de Sendero Luminoso), “Para qué discutir contigo, si te puedo ejecutar”. Un anciano cobrando pensión desde los 65 años hasta los 85 (media de esperanza de vida entre hombres y mujeres españoles) representa un gasto medio de 120.000 euros por persona. Hagan cuentas

La vejez, como sociedad, nos provoca una recuerdo de la muerte que queremos ocultar, y por eso los metemos en asilos, o los proscribimos en sus casas, sin visitarles más que de uvas a peras

Y es que parece que la vejez es vergonzante, y por eso la escondemos. ¿Cuántos programas de la televisión ven dedicados a los abuelos? ¿Cuánta gente mayor ven ustedes en Telecinco? Les doy un dato, la población homosexual de España ronda el 6%, y los mayores de 64 el 17%. Comparen las proporciones representadas en los medios.

La vejez, como sociedad, nos provoca una recuerdo de la muerte que queremos ocultar, y por eso los metemos en asilos, o los proscribimos en sus casas, sin visitarles más que de uvas a peras, para cubrir el expediente. Y como la muerte es velada, nos pemitimos frivolizar con ella.

Las nuevas generaciones hemos olvidado lo que es la muerte. Ya no vemos morir a los cerdos en las matanzas, nuestros mayores ya no nos enseñan a cazar. Creemos que la carne viene en bandejas de porexpan, y que el agua es inacabable. Hemos nacido en la era de la cornucopia, y no sabemos gestionar tanta abundancia.

Y sé que algunos que lean esto, vegetarianos o veganos directamente, pensarán que ellos son moralmente superiores por no dañar a animales. Bien, vengan al pueblo y cuenten cuántos veganos hay que se dediquen a trabajar la tierra. Es muy fácil ser vegano urbanita y suplir la vitamina B12 con pastillas, pero en el campo no exite el vegetarianismo. Por cierto, ¿de dónde creen que se extrae la vitamina B12 que venden en comprimidos? Pero  ya abordaremos ese tema en otro momento, pues eso es harina de otro costal.

Y sé que algunos que lean esto, vegetarianos o veganos directamente, pensarán que ellos son moralmente superiores por no dañar a animales. Bien, vengan al pueblo y cuenten cuántos veganos hay que se dediquen a trabajar la tierra

Lo que impera en la sociedad actual es una concepción malthusiana que lejos de afrontar la inconsistencia de sus fundamentos, se han asentado en nuestra mentalidad contaminada de materialismo y nos impide rebatir esa profecía cataclísmica, la cúal presentaba al hombre como un virus que se reproducía más rápido que los alimentos. 2018 ha sido el año de mayor producción de alimentos por parte del ser humano del que existe registro. Eso sí, mal distribuído. Pero como enseñan a los peridodistas en la facultad, “Que la verdad no te estropee una buena historia”. Hogaño es muy difícil oír alguna voz que contradiga esa premisa de Malthus, pues quien se posicione en contra, será tildado de reaccionario y poco menos que un radical analfabeto.

El calvinismo vuelve a ganar la batalla. “¿En serio?” pensarán algunos. “¿Otra vez atacando al protestantismo? ¿Eso no está muy trasnochado?” Pero para entender lo que el calvinismo es, hay que irse a sus postulados. Incluso a los de Lutero. La revolución luterana (la mal llamada Reforma), establecía que el hombre estaba tan absolutamente corrompido, que no existía posible redención mediante las obras de caridad. Únicamente la fe podía salvar al hombre. Sola fide. Así, Calvino dio una vuelta de tuerca más a la revolución anticatólica, y postuló que ni la fe nos salva.

El hombre está predestinado a salvarse, pero no a través de la caridad ni a través de la fe. ¿Y cómo saber quién se salvará? Mediante la prosperidad económica. Esa es la teología de la predestinación calvinista. No hace falta ni creer, hace falta prosperar económicamente. Sin ninguna restricción. Si estamos predestinados a salvarnos, y el progreso material es la señal de nuestra redención. Hagan sus cábalas de cómo acabará la sociedad con una brújula moral como esta. Y todos aquellos que no son llamados a la salvación, ¿Qué ocurre con ellos? Pues que son prescindibles.

Gobiernos de Occidente han introducido medidas eugenésicas contra su propia población, debido a la firme creencia que son un obstáculo para ellos.

Vuelvo a lo que nos ocupa, que sino me voy por las ramas. Si son prescindibles aquellos no predestinados a la salvación, ¿Cómo nos los quitamos de encima? … .Ven por dónde voy. La ruptura de la moral católica, nos lleva a deslizarnos por pendientes pútridas de suelo fangoso, que hace que cada vez nos hundamos más.

Gobiernos de Occidente han introducido medidas eugenésicas contra su propia población, debido a la firme creencia que son un obstáculo para ellos. Medidas claramente malthusianas, basadas en la idea que los prescindibles vayan desaparciendo. Y sé que esta afirmación les causará cierto asombro, pues lo primero que nos viene a la mente es que esos dirigentes no son calvinistas, ni cristianos de ninguna rama. Pero recuerden, que tal y como Calvino establece, no es necesario ni siquiera creer.

 Si nos dirigimos al plano pragmático, nos damos cuenta que un sistema estatal dedicado a la eutanasia requiere de personal sanitario para darle una pátina de humanidad y asepsia. Y ahí tenemos otro problema fundamental; el juramento hipocrático. ¿Qué hacemos con esto?: “Jamás daré a nadie medicamento mortal, por mucho que me soliciten, ni tomaré iniciativa alguna de este tipo; tampoco administraré abortivo a mujer alguna. Por el contrario, viviré y practicaré mi arte de forma santa y pura.” Juzguen ustedes mismos.

¿Acaso creen que la industria del cine, la tele, periódicos, etc., no nos han preparado psicológicamente para que aceptemos la eliminación física de terceros sin que haya responsabilidad penal para nadie?

En el mismo orden, podemos ir a ver la experiencia y la casuística de otros países dónde se han implantado este tipo de políticas. Holanda es arquetípica. En Holanda se perpretan 7.000 eutanasias al año. Los Países Bajos se han convertido en un país dónde los abuelos no quieren ir al centro sanitario a visitarse, por miedo a que les administren la dosis letal. Han conseguido inserir la desconfianza en el sistema sanitario. Un drama humano de difícil calificación. El partido en el gobierno ha elevado al parlamento holandés una propuesta de extender la eutanasía libre para aquellos ancianos de más de 70 años que se sientan solos. Es decir, que un abuelo que viva solo en casa, podría dirigirse al hospital más cercano y solicitar morir sin más.

Y el Estado le proprocionaría su dosis letal. Es decir, que ya no curamos o tratamos la depresión. Ahora proporcionaremos al depresivo la solución a sus problemas, saneando el gasto en pensiones. Gracias a Dios, esa propuesta no ha salido adelante, pero el mero hecho que se plantee, nos demuesta lo podrida que está la sociedad holandesa. Sus cimientos morales están hechos añicos y apenas se mantienen en pie. Debería haber protestas del personal médico a diario por obligarles a apostatar del juramento que les dio la condición de galenos. Pero nada. No ocurre nada. Ni ocurrirá.

Imagínense que los servicios de emergencia no acudieran a socorrer a suicidas. Bomberos y policías yendo a rescatar gatitos, pero no acudiendo a ayudar a aquellos ciudadanos con problemas y tendencias suicidas. ¿Una distopía imposible? Aún nos falta deslizarnos más en esa rampa colocada por los poderes fácticos. ¿Acaso creen que la industria del cine, la tele, periódicos, etc., no nos han preparado psicológicamente para que aceptemos la eliminación física de terceros sin que haya responsabilidad penal para nadie? Este aspecto lleva allanando el camino de los bastiones morales hace años, proyectando películas de lágrima fácil para enternecer hasta al más refractario.

Cuidado amigos, pues la opinión pública ha diseñado la maquinaria de aplastamiento a todo aquel que se atreva a contradecir un supuesto mensaje de caridad. Matar al prójimo para que no sufra. Es por eso que no me lo creo, no me lo quiero creer. No puedo creer que hayamos descendido tan abajo.

 

 

 

 

 

 

10 comentarios

  1. Todo esto no es más que una vuelta de tuerca más en la descristianizacion de Europa.

    No importa lo que creas o dejes de creer: si eres blanco y europeo, eres cristiano y, por tanto un enemigo potencial. Y si no lo eres tú, lo serán tus hijos.

    Y, sí que hay un elemento económico: cuántos menos viejos, que cuesta cada uno muchísimo que mantener, más dinero se ahorran para los inmigrantes musulmanes y sus hijos de reposición.

    La izquierda ha llegado al poder gracias al caramelo de los “gastos sociales”,
    esto es, robar a los “ricos” para dartelo a ti.

    Pero esto tiene un límite económico y ha dejado de funcionar.

    Además, el sistema de pensiones tiene la estructura de la estafa piramidal (Ponzi) : los de la base no tocan a nada.

    Hay que inventarse algo.
    y si se le da un cariz ético, “progresista” y buenista, mejor .

    ¿Soros ha decidido que quiere en su día la eutanasia (más pronto que tarde)?

    Me pregunto si hay suicidio asistido en Israel donde el aborto está prohibido.

    Pues si; esta es la gran medida progresista de la legislatura. Y si se sigue sin crear trabajo y se sigue creando gente necesitada y desesperada, ¡miel sobre hojuelas!

    Me gusta

  2. Me encanta el blog, y estoy totalmente de acuerdo con el propósito principal del mismo que es luchar contra los nacionalismos, con todos los que se piensan superiores al resto.
    También estoy en contra de la Eutanasia, ya que al igual que el aborto, una vez que das el paso y aceptas como normal que puedas facilitar la muerte a alguien, es muy difícil ubicar el listón, y al final terminas matando a la mitad de los bebes que aún están en el vientre de la madre, y a la mitad de los pacientes que llevan más de dos semanas en la cama.
    Por supuesto, en ambos casos, el objetivo de fondo es reducir la población mundial, que es lo que quieren las élites que manejan a nuestros gobernantes como títeres. Y lo peor de todo es que con sus mentiras hacen que gran parte de la población aplaudan con las orejas, en fin, consecuencias de la mediocre educación que nos dan.
    Lo que no llego a comprender es el motivo de meterse con los vegetarianos, que no hacen daño a nadie. Yo soy vegetariano, porque no soy capaz de matar una mosca, pero tampoco juzgo a los demás por hacerlo, y ni por supuesto me creo superior a ellos. No entiendo porque mezcláis ambos temas en el mismo artículo, y que tiene que ver el vegetarismo con la eutanasia. Es más, si se quiere ser totalmente coherente, los vegetarianos deberíamos estar totalmente en contra de la eutanasia, casi por definición. No puede ser estar en contra de matar animales, y a favor de matar humanos por muy loable que pensemos sea el fin, es un total contrasentido. A veces olvidamos que los medios son tan importantes como el fin, y que por muy bueno que sea el fin, si para llegar al mismo hay que vender el alma al diablo, no merecerá la pena.

    Me gusta

  3. Harán bien los pensionistas ingleses, holandeses, daneses, etc. en huir en masa con sus ahorros y rentas de sus respectivos países a Irlanda, Crecía, Italia o Portugal (ya no a España) donde vivirán entre gente muy maja, y donde no correrán el peligro orweliano de que ‘el sistema’ considere que son una carga improductiva, o que sufren ‘indignamente’, o que estorban, o que ‘por su bien’ … mejor es que se mate (o lo matamos cuando esté indefenso o triste).
    !Total, para lo que le queda de vida!
    (?mejor inyección o pastilla letal? ?o mejor lo gaseamos? ?o más expeditivo es un tiro en la nuca?; y luego … !al horno crematorio!)

    Me gusta

  4. Miguel Santolaria,
    Afirmo que:
    O está Vd. mal informado,
    O es de una candidez idiocia
    O, de no serle aplicable ninguna de esas posibles eximentes, entonces sólo podríamos concluir que concurre dolo.

    Efectivamente en Holanda – país que conozco por motivos familiares – y al que por cierto ya no quieren sus políticos que se le llame ‘Holanda’ pues han acordado que (por unificar toponimia) solo sea oficial la denominación ‘Países Bajos’ . !Tamaña es su estupidez!, y ello comportará el que se deba corregir hasta su historia común como nación y no sea ya correcto mencionar que una flota, o una empresa, sea ‘anglo-holandesa’ pues habrá de ser calificada como ‘anglo-paisobajeña’; una vez que con tal evento legislativo nos percatamos de como andan por esos pagos de sensatez, y de capacidad de prever la efectividad en la práctica de lo que legislan, podemos glosar con mejor criterio lo que ocurre con su otro gran hito legislativo, o sea LA EUTANASIA.
    Las ‘cautelas’ que Vd. expone son acordes con ese ‘genio legislador y previsor’ o sea… etéreas; como puestas para ser cómodamente soslayadas sin que atoren ni disuadan ‘demasiado’. Con procurarse (pagando) un par de supuestos ‘dictámenes independientes’ (ja!,ja!,ja!) que salven el trámite del lavado ‘pilatesco’ de manos calvinistas del tribunal-verdugo,… asunto solucionado!

    Sólo añadir que en Inglaterra y Gales (nótese que no digo ‘Reino Unido’) ocurre lo mismo o peor. Célebres han sido los asíduos casos de padres o abuelos luchando inútilmente por evitar que eutanasien, en contra de su voluntad y del criterio experto de Clínicas europeas, a sus hijos, en mala hora ingresados en hospitales públicos. Algunos han logrado zafarse de matarifes y jueces, huir a Francia o Italia, seguir, allí si, tratamiento paliativo o sanador (mejorador).

    Podemos deducir lo que ocurre cuando “a la lógica eutanásica del sistema” no se le opone enconadamente la familia y el entorno del “reo idóneo”, si no todo lo contrario…KAPUT!

    Me gusta

    1. ¿Se da usted cuenta de la vacuidad de su argumentación? ¿del poco peso de la idea que expone comparada con las toneladas de paja que la rodean?. Emplea 320 palabras en su escrito.
      Las 168 primeras (mas de la primera mitad) las utiliza para insultarme y para exponer un asunto que nada tienen que ver con la eutanasia, por cierto, para seguir insultando a los holandeses o a sus gobernantes. ¿Es que su eminencia moral le da derecho a insultar a todo el mundo?.
      Al principio pensé que me había equivocado de lectura.
      Por fin, en la palabra 169 inica usted una tímida argumentación. Afirma que “Con procurarse (pagando) un par de supuestos ‘dictámenes independientes’ (ja!,ja!,ja!) que salven el trámite del lavado ‘pilatesco’ de manos calvinistas del tribunal-verdugo,… asunto solucionado!”. ¿Usted está afirmando que en todos los casos en que se aplica la eutanasia alguien quiere engañar a alguien (quien va a morir) y para ello soborna a dos médicos?.
      He sido partícipe de un caso en que la persona que murió y todos los familiares que la rodeábamos estábamos de acuerdo con ella en que la eutanasia era la solución más digna y menos dolorosa para ella. No necesitamos sobornar a ningún médico para que le fuese aplicada porque era voluntad de todos que le fuese aplicada. Ocurrió no en un hospital sino en su domicilio y uno de los dos médicos fue su médico de cabecera por muchos años, vecino y buen amigo de la familia.
      Muestra usted tener una mente emplagosamente retorcida (lo de empalagosamente lo digo por los giros y expresiones que emplea para rellenar la vacuidad de su argumentación) al pensar que todo el mundo que hace uso de la eutanasia actúa con malas intenciones.
      Menos mal que, en su gran magnanimidad, al final deja abierta la posibilidad de que haya personas bienintencionadas que sí amen a la persona que quiere morir dignamente y que no hacen más que respetar su voluntad, por muy doloroso que sea ese respeto.
      A usted le gusta mostrarnos lo bien que escribe y lo almibaradas y rimbombantes que suenan sus frases. El objeto de la discusión le importa un pepino. Motivo para lucirse.

      Me gusta

      1. Buenos días Oteador.
        Su frase “O (usted) es de una candidez idiocia” contiene un error morfológico. Ha situado dos sustantivos consecutivos.
        Lo normal en Español es que a la derecha de un sustantivo haya un adjetivo, por ejemplo “candidez asombrosa” pero idiocia es un sustantivo
        s. f. SIQUIATRÍA Déficit intelectual muy profundo.
        Es como si hubiese escrito “O (usted) es de una candidez idiotez” (dos sustantivos juntos).

        Le sugeriría que no se extasiase tanto en la música de lo que escribe y ponga un poco de atención al contenido. Usted posiblemente pensó: qué listo soy , conozco una palabra que casi nadie conoce, voy a colocarla por algún sitio y verás que sorprendente queda mi texto. Y, desde su superioridad, se lo estaba pasando super guay cuando escribía “candidez idiocia”.
        Pues bien, usted no conocía esa palabra, sólo conocía su música, no su significado.
        Su texto (ja!,ja!,ja!) es eficaz para transmitir música, emociones, no razones. Prefiero los de Mozart.

        Me gusta

  5. Discrepo de lo d Holanda. Es una verüenza deshumanizada.
    Pero a los gobiernos de turno les importamos un comino, tengamos la edad q tengamos.
    Evidentemente pagar pensiones a una base en aumento de ancianos, es doble problema para los desgobernantes desalmados satánicos.

    Me gusta

  6. La vida sin dinginidad y calidad no es vida.
    ¿Quiénes somos los humanos para hacer de Dios y alargar de forma antinatura e indigna la vida humana?
    VS Y al revés , ¿ quiénes somos para decidir desconectar a un bebé (de lo único que le “proporciona la vida ” en este plano ) , y abandonarlo a los brazos de la muerte , mientras su padre y madre, piden clemencia de rodillas para no desconectarlo y se aferran a la única fe y esperanza de no enviarlo los médicos al encuentro con la muerte?
    ¿Por qué la voluntad y decisión de los sanitarios prevalece por encima de la de los padres?

    Me gusta

  7. después de dar un repaso a los medios pijoprogres,he llegado a la conclusión de que el partido comunista portugués son unos fascistas de mierda según dichos revolucionarios de salón,hace menos de un año tumbaron la ley de eutanasia en Portugal,y hace poco más de dos,un clon de ley de violencia de género española,tampoco colo,lo tumbaron igual,argumentado y con contundencia,al final,habrá que irse a Portugal,parece que hay más sensatez que aquí.

    Me gusta

  8. “Los Países Bajos se han convertido en un país dónde los abuelos no quieren ir al centro sanitario a visitarse, por miedo a que les administren la dosis letal”, Esta frase es falsa. Ese hecho no se produce en Holanda. Es una exageración incomprensible e inadmisible del autor del artículo. Antes de la eutanasia hay un protocolo muy complejo en el que intervienen al menos dos médicos independientes y especialistas (sicólogos, técnicos, sociales, etc.)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s