¿El master de Cifuentes? Hablemos de la tesis de Junqueras


arcadi2

 

Todo el mundo habla del máster de Cifuentes. Pero desde hace años planea un silencio sobre la tesis doctoral de la que nadie quiere hablar.

Hace 10 años, en 2005 apareció un artículo que pasó medio desapercibido. Por entonces, ni Oriol Junqueras era tan conocido, ni la situación política erar la que es ahora. En aquél artículo se dejaba caer el “pluff” que había sido la tesis doctoral de Oriol Junqueras, con el vergonzoso beneplácito de un tribunal de tesis. Durante años, el rumor no ha dejado de correr los pasillos de la Facultad de Historia de la Universidad Autónoma de Barcelona. esta historia tiene partidarios y detractores.

La primera vez, que sepamos, que se escribía al respecto, apareció en un post de un blog, de alguien cercano a esos entornos académicos.

Lo reproducimos:

Post publicado en el blog “El diario de Juan Catalán”, el 1 de abril de 2005.

El doctor de ‘El favorit’

El desembarco de los pijos de ERC en TV3 viene de muy antiguo. Uno de los últimos cachorros en tomar la pantalla del tripartito es el doctor Junqueras, conocido por sus manipulaciones en temas de historia. Sólo en el último programa sobre Casanova, por no recordar las sandías del día del Conquistador, incurrió en flagrantes contradicciones al denominar las tropas de Felipe V. En las que, por cierto, también había catalanes, aunque fuesen llamados “botiflers”. El doctor Junqueras siempre ha destacado por saber de todo, aunque en realidad parece que no sabe lo que ha de saberse. Es experto en cualquier asunto divino (charlas en el Centro Católico de Sant Vicenç dels Horts sobre el Vaticano: “El Sr. Oriol Junqueras, el qual treballa entre altres coses, en els arxius vaticans, explicarà el mecanisme que es posa en marxa quan mor un papa i com s’escull un de nou. La capella Sixtina, la fumata blanca, el Camarleng… etc. SOPAR DE PÀ AMB TOMÀQUET Preu 4€. Xerrada-tertulia MOLT INTERESSANT I ACTUAL!”, sic) y el más profano (se presenta como especialista en Asia, en la prisión modelo, en pensamiento económico o en la batalla del Ebro). Siempre se acompaña del título académico de doctor (en sus diversas formas: doctor en historia, doctor en historia del pensamiento económico, doctor de historia moderna y contemporánea, doctor de la Universitat Autònoma de Barcelona…), todo vale con tal de sacar pecho de palomo pichón. Con ello hace méritos para que un diario catalán le denominara “eminente historiador”… pero era El Punt y la crítica favorable al programa de TV3 El favorit, una recuperación también rancia y devaluada de los grandes personajes de la historia. Pero el doctor quiere, ante todo, ser profesor de historia moderna. Para ello ha escrito una tesina, una tesis doctoral (cuya mitad es la tesina antecedente) y un artículo sobre el tema. Lástima que su magna tesis: Economia i pensament econòmic a la Catalunya de l’alta edat moderna (1520-1630), adolezca de los mismos pecados de su maestro Simon Tarrés (laureado en 2003 con el premio “Prat de la Riba” del Institut d’Estudis Catalans, por un libro que, digamos, intertextualizó con tesis y trabajos de sus alumnos más aventajados). En el caso del doctor Junqueras, la víctima ha sido Jaime Carrera Pujal, quien escribió a mediados del siglo XX una tan documentadísima como caótica obra titulada Historia política y económica de Cataluña en cinco volúmenes. Esta dependencia lleva al doctor Junqueras a citar toda la documentación según el sistema usado por Carrera Pujal. No hay ni una sola signatura actual, pues no se ha tomado la molestia de contrastar las citas. Lo mismo ocurre con los memoriales utilizados, hasta el extremo de ignorar todos los localizados con posterioridad a Carrera Pujal. Lo grave, sin embargo, es la ignorancia supina que manifiesta en el uso de la terminología económica. Pretender “contribuir a la normalitat nacional de Catalunya” no debiera hacerse a costa de presentar a cuatro memorialistas del siglo XVII como precursores de las principales ideas del mercantilismo a escala europea. Ni a costa de usar alegremente términos como teoría cuantitativa, devaluación o desconocer las más mínimas cuestiones de numismática histórica. Esto se llama ignorancia. Y de eso, de la ignorancia, saben mucho en El favorit. Un programa lleno de fraudes para encandilar. Un programa casposo donde los haya, donde se supera a la lista de reyes godos del franquismo, a costa de oropeles, tres dimensiones, y mucho colorín, colorado. Endavant aquesta gent! Así se construye el país. Toda una lección ética de charlatanes de mantas, mantelerías,…, ahora con micrófono inalámbrico.

Años después, Arcadi Espada se hacía eco de este comentario en una artículo en la prensa:

arcadi

Artículo publicado en El Mundo por Arcadi Espada, el 23 de diciembre de 2012

El profesor y su tesis.

Esta insistencia en el profesor Junqueras tenía que empezar a dar frutos. Un miembro del tribunal que lo juzgó ha dicho que su tesis tiene un número tal vez excesivo de páginas clavaditas a otras que se encuentran en el libro Historia Política y Económica de Cataluña. Siglos XVI al XVIII, de Jaime Carrera Pujal.

Juan Catalán ha escrito en su blog este párrafo sobre el rigor metodológico y más de nuestro Junqueras: «Lástima que su magna tesis: Economia i pensament econòmic a la Catalunya de l’alta edat moderna (1520-1630), adolezca de los mismos pecados de su maestro Simon Tarrés (laureado en 2003 con el premio “Prat de la Riba” del Institut d’Estudis Catalans, por un libro que, digamos, intertextualizó con tesis y trabajos de sus alumnos más aventajados).

En el caso del doctor Junqueras, la víctima ha sido Jaime Carrera Pujal, quien escribió a mediados del siglo XX una tan documentadísima como caótica obra titulada Historia política y económica de Cataluña en cinco volúmenes.

Esta dependencia lleva al doctor Junqueras a citar toda la documentación según el sistema usado por Carrera Pujal. No hay ni una sola signatura actual, pues no se ha tomado la molestia de contrastar las citas. Lo mismo ocurre con los memoriales utilizados, hasta el extremo de ignorar todos los localizados con posterioridad a Carrera Pujal.

Lo grave, sin embargo, es la ignorancia supina que manifiesta en el uso de la terminología económica. Pretender “contribuir a la normalitat nacional de Catalunya” no debiera hacerse a costa de presentar a cuatro memorialistas del siglo XVII como precursores de las principales ideas del mercantilismo a escala europea. Ni a costa de usar alegremente términos como teoría cuantitativa, devaluación o desconocer las más mínimas cuestiones de numismática histórica.»

A ver si yo me confundía y lo llamaban profesor en el modo irónico.

Que uno de los pretendidos futuros presidentes de la Primera República Catalana sea un posible plagiador, o autoplagiador de su tesis, merecería la pena que la prensa lo investigara.

Nosostros en la medida de nuestras humildes posibilidades intentaremos aportar algo de luz al entresijo.

Enlaces de interés al respecto

http://juancatalan.blogspot.com.es/2005/04/el-doctor-de-el-favorit.html

http://www.elmundo.es/blogs/elmundo/elmundopordentro/2012/12/23/el-profesor-y-su-tesis.html

Un estudio sobre la tesis doctoral de Oriol Junqueras, llega a las siguientes conclusiones.  De las ocho que propone presentamos las primeras. en días sucesivos seguiremos pasando datos que los investigadores y periodistas deberían tener en cuenta.

autoplagio
Obra de Oriol Junqueras que se autoplagia en su propia tesis doctoral

1.-En sentido genérico, actualmente la Academia permite dos tipos de tesis, una, que podríamos denominar la  “tradicional” y otra que denominamos generalmente como “modelo anglosajón”. La tesis “tradicional” se articula a partir de una hipótesis o conjunto de hipótesis a refutar a través de investigaciones originales, sean empíricas, archivísticas, o de análisis lógico y/o de paradigmas. La tesis  de “modelo anglosajón”, cada vez más extendida en las universidades de prestigio consiste en que el doctorando es capaz de publicar en revistas especializadas de un quartil (o nivel) alto,  al menos cuatro artículos hilados con una línea de investigación coherente. Estos artículos luego se compilan y forman la tesis en la que constan las conclusiones por cada artículo y una recapitulación final.  Evidentemente, en todo momento debe advertirse que la tesis seguirá este modelo.

En la tesis doctoral de Oriol Junqueras, en ningún momento se especifica, ni queda patente, que la tesis tenga una estructura de “modelo anglosajón”. Por tanto, no puede incorporar artículos publicados anteriormente ni incorporar sin adaptación previa trabajos anteriores como su tesina.  Por el contrario debe seguir el esquema –cosa que no hace- de una estructura clásica.

 2.- La tesis de Oriol Junqueras no cumple con los requisitos mínimos de especificar hipótesis y subhipótesis de trabajo. Igualmente carece de una explicitación de la metodología que se usará. El aparato crítico, por ejemplo en las formas de citar, es inconexo. Tanto en su tesina (p. 5), como en la Tesis. (p. 61) (pues la tesina como se señalará fue incorporada íntegramente en la tesis sin ningún tipo de adaptación), se reconoce que: ”Un anàlisi que es vol realizar a partir de la documentació ja estudiada per altres historiadors i que pretén limitar-se a creuar fets, xifres i dates –ja conegudes- per descubrir pautes de continuïtat o ruptures en l´efecte de les guerres sobre l´economia” ( traducción: Un análisis que se quiere realizar a partir de la documentación ya estudiada por otros historiadores y que pretende limitarse a cruzar  hechos, cifras y datos – ya conocidos- para descubrir pautas de continuidad o rupturas en el efecto de las guerras sobre la economía). Por tanto se reconoce que ni siquiera hay hipótesis de trabajo, ni innovación archivística. De hecho a lo largo de la tesis no se produce el más mínimo  cruce de cifras, exepto unos escaso datos cuatitativos referidos a Pierre Vilar, o de los que no se hace referencia a ninguna fuente.

En sus conclusiones, nada aparece de estas intnciones primeras. Peor aún, en el punto 7.2 de las conclusiones se hace un guiño a “la economía en la formacióin de las identidades modernas”. Este añadido se supone que es para complacer al tribunal de la tesis, pues en la misma, en ningún modo este tema forma parte de ella.

La explicación de estas graves deficiencias, se debe –como ya se ha dicho- a que la tesina, pasa a ser una parte de la tesis, sin ninguna adaptación. Por tanto, lo que sería un fallo relativamente grave en una tesina, no plantear una innovación académica a partir de una hipótesis de trabajo, es ciertamente materia grave en una tesis doctoral.

Cualquier tesis doctoral debe cumplir el requisito de explicitar la o las hipótesis de trabajo, la metodología usada, las fuetes primarias que se trabajarán, etc … En la tesis de Doctor Oriol Junqueras, las carencias en este sentido son más que evidentes.

 3.- Si no se especifica previamente que la tesis corresponde a un modelo anglosajón y se utilizan materiales previamente elaborados y/o publicados, de forma literal, reproduciendo incluso faltas tipográficas, entonces estaríamos  ante un AUTOPLAGIO. Si para colmo tampoco se avisa que se utilizarán trabajos anteriores, como la tesina o algún artículo previamente publicado, entonces podemos suponer intención de engañar al tribunal. Hubiera sido más legítimo, aunque no excusable académicamente que se hubiera avisado que se iba a proceder al uso de esos materiales.

4.- Definido así el AUTOPLAGIO: éste se detecta en las siguientes partes de la tesis.

            -De la página 61, a la página 212 de la tesis, es una réplica exacta (con fallos tipográficos reproducidos) de la tesina, más concretamente de su página 3 a la 133, de la mencionada tesina (titulada Guerra, Economía y Política de l´alta Edat Moderna). Este hecho es especialmente grave, pues las conclusiones de la tesina se incorporan en medio de la tesis doctoral. Se produce así el absurdo de que en medio de las tesis ya aparecen unas conclusiones que no tienen que ver con una tesis de la que ni siquiera se han formulado hipótesis previas.

            -En las más que extensas conclusiones, de la página 389 a la página 404 de su tesis, se reproduce literalmente  el artículo del mismo autor, Oriol Junqueras i Vies, Jaume Damians. Pensament polític i realitat econòmica entre 1599 i 1630 en Manuscrits 17, 293-305, publicado en 1999, años antes de la tesis (defendida en 2002). Este AUTOPLAGIOgenera una situación como mínimo estrambótica. Como el artículo AUTOPLAGIADO ya tenía sus propias conclusiones, encontramos en la tesis unas conclusiones con otras conclusiones en medio (véase página 403 de la tesis).

            -Este añadido de un artículo que rompe todo el hilo discursivo y vuelve inconexas las conclusiones, llevan a otro hecho sorpresivo. Las conclusiones abarcan desde la página 389 a la 420. Esto implica más de 30 páginas de conclusiones, cosa insólita en una tesis de estas características.

5.- Teniendo en cuenta estos dos AUTOPLAGIOS literales y no advertidos metodológicamente, nos salen un total de 160 páginas AUTOPLAGIADAS literalmente y sin advertencia previa. Sobre una tesis de 420 páginas (excluyendo bibliografía), estamos ante un 38% de la tesis AUTOPLAGIADA literalmente.

6.- Por otro lado, hemos de definir el concepto de “SEGUIDISMO”. Una tesis se puede considerar seguidista cuando sigue en demasía la exposición de uno o varios autores, limitándose a repetir sus hilos argumentativos y fuentes, pero sin innovar nada en la tesis. El “seguidismo” puede ser “explícito”, si el autor de la tesis reconoce la fuente que sigue. O bien “tácito” si se produce pero se ocultan las referencias que se siguen. Este segundo caso sería más grave, pues denotaría un intento de atribuirse fuentes e hilos argumentales que no le corresponden al doctorando.

En el caso de la tesis de Oriol Junqueras, se dan los dos tipos de seguidismos que intentaremos demostrar y cuantificar en porcentajes.

Este seguidismo se produce especialmente en dos autores, especialmente el primero de ellos: Carrera Pujal y Pierre Vilar. Respecto al primero, se puede demostrar que Oriol Junqueras tesis ha fundamentado una parte fundamental de su aparato crítico (apoyo de citas y fuentes) en esta obra.  Al principio de la tesis el “seguidismo” es explícito, pues aún se hacen referencias al autor y su obra (ello dura en la parte de la tesis Autoplagiada de la tesina). Sin embargo, de golpe, se mantiene el seguidismo, de forma clara y descarada, pero sin citar en ningún momento al autor que prácticamente se copia en su hijo argumental y en sus fuentes.

En una tabla posterior, se establecen los porcentajes de seguidismo, plagio y autoplagio: el resultado es:

 

seguidismo 26% de la tesis
Plagio y autoplagio 50,5% de la tesis
Total seguidismo, plagio o autoplagio 76,5%
Sin tener constancia del origen en los sentidos anteriores 23,5

 

7.-La tesis, por tanto, se ha construido a base de retazos de escasos autores del cuál uno, Carrera Pujal, en su obra Historia Política y Económica de Cataluña. Siglos XVI al XVIII, se produce un “seguidismo”, tanto explicito como tácito en un porcentaje excesivamente elevado.

Ello contradice el juicio que Oriol Junqueras raliza sobre l propio Jaime Carrra: “ha estado tratado en profundidad por Jaume Carrera Pujal y Pierre Vilar. El primero es una obra publicada en 1946, aportando una cantidad muy importante de referencias documentales; pero con un significativo déficit interpretativo e, incluso, de ordenación temática y cronológica” (p. 8 de su tesis) Nos preguntamos que si para él Carrera es un autor deficiente, ¿ por qué lo sigue a pie juntillas buena parte de su tesis?

El hecho de que esta tesis sea fruto de un aprovechamiento de materiales inconexos, impide que existan unas hipótesis, hilo argumental y conclusiones claras y coherentes.

 8.-Como indicativo del nivel de la tesis, encontramos que buena parte de la bibliografía propuesta no es utilizada en la invetigación. Cabe resaltar que resulta absolutamente sorprendente que esta tesis recibiera el “Premio extraordinario de Doctorado”. Es una prueba más de la consabida promoción de profesorado en determinadas facultades, fundamentadas más en relaciones de amistad o afinidades ideológicas que no en aspectos académicos.

9.-En definitiva, esta tesis es un trabajo incompleto, incoherente, con altos niveles de plagio directo e indirecto, que no cumple los requisitos académicos suficientes para su aceptación a defensa.

carrera1
Una de las obras económicas de Carrera Pujal

8 comments

  1. Hay más de 130 cargos del Psoe con peores estudios falsificados que son delictivos, que el máster de Cristina Cifuentes.Y en Podemos tenemos a personas mentirosas que han falsificado todo lo falsificable.

  2. Me consta que Aurelio Junqui tiene un Master en Butifarras Grasientas, obtenido en la cafetería del llamado Parlament.

  3. Lo de Cristina Cifuentes me parecía el envilecimiento de La España actual.Hay problemas gravísimos y han estado malgastado tiempo y dinero de los currantes por un asunto generalizado de corrupción,hoy ha dicho un interviniente en Intereconomia que 130 cargos políticos del Psoe tienen titulaciones trucadas, pero si los Másteres es un negocio, no cultura y el 80% de los Másteres están trucados.Me he inventado el 80%.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s