Una peruana quiere inhabilitar a la juez Lamela


peruana
Luchi Alejos

 

Los independentistas han ganado un nuevo friki en su viaje al abismo, Luchi Alejos es peruana y quiere echar de su profesión a la jueza que se ha creído que los ciudadanos somos todos iguales ante la ley. Luchi Alejos desde su página de facebook https://m.facebook.com/profile.php?id=607359656, lleva 194.000 firmas para su propuesta no tan ingenua, el independentismo lleva cuatro décadas haciendo lo mismo en Cataluña, primero señalan a un individuo molesto, luego comienza la presión con el objetivo acabar con él.

Por el camino ya van muchas víctimas, primero señaladas, necesariamente marcadas por el rastro de su la artillería, las “fake news” hoy tan de moda, su propaganda de derribo imposible de contrarrestar cuando el individuo no pertenece a un grupo de poder opuesto.

En esto van de la mano nacionalistas y marxistas culturales, comparten el mismo odio a Occidente y a su representación más cercana, España por ende a todo aquel que ose defenderlo. Hay quienes en este juego macabro de odios autorizados, necesariamente subvencionados se han visto degradados o incluso han perdido su trabajo. Lógico para un analista objetivo, oponerse a los intereses de estos grupos de poder convierte a esos individuos en enemigos, sin embargo no tan comprensible cuando las órdenes de represalias vienen directamente de Madrid, y de núcleos conversadores.

El juego de intereses, y la miopía de las élites políticas asentadas en la capital de todos, hace que los nacionalistas siempre lleven ventaja en la construcción de su nación. Aplican sus purgas contra quienes obstruyen su camino con el beneplácito y a veces con la ayuda necesaria de quienes deberían salvaguardar los intereses y derechos de estos individuos que apuntalan la nación española en un territorio donde parecía batirse en retirada, antes del discurso del rey, la aplicación de 155 descafeinado y la valentía de una jueza no alineada con el gobierno. El tiempo dirá si es solo un espejismo, de momento aguardamos a ver si el Supremo parcialmente politizado elimina las medidas cautelares de Lamela.

De momento todos a apoyar a la jueza que ha vuelto a devolverle la honra y los barcos al pueblo español, tan acostumbrado a ser traicionado por sus élites.

14 comentarios

  1. http://ramblalibre.com/2017/11/08/claudia-alejo-peruana-pretende-inhabilitar-a-la-juez-carmen-lamela/

    Claudia o Lucía Alejos es peruana de nacimiento y secesionista en adopción. Ignoro si asimila las tesis independentistas con el fanatismo insurrecto que pretende desestabilizar la convivencia en España, o es una impulsiva defensora de derechos sociales que ha incurrido en un presunto delito de obstrucción a la Justicia. Su petición de inhabilitar a la jueza Carmen Lamela ha sido secundada por más de doscientas mil personas. Un gran éxito mediático que puede suponerle un gran fracaso personal por las consecuencias legales que conjeturaría haber traspasado las líneas rojas de la ley. Ya sea con ingenua inconsciencia o con premeditada y calculada ofensa contra una magistrada, lo cierto es que un golpe de Estado es asunto serio de emergencia nacional como para estar estimulando un desorden frente a las decisiones jurídicas.

    https://www.change.org/p/auto-desproporcionado-jueza-carmen-lamela

    ¿Por qué se actúa contra una jueza al modo inequívoco del señalamiento social tan común en el radicalismo? Cabría la posibilidad de que Claudia fuera agradecida al recibir las numerosas ayudas económicas que la Generalidad dispensaba para diluir la identidad española en Cataluña e internacionalizar el procés. Sea lo que fuere, lo que le ha impulsado a tomar una iniciativa pública y enojosa, su petición en Change.org, dirigida al Tribunal Supremo y al Consejo del Poder Judicial pidiendo una fulminante inhabilitación de la jueza Carmen Lamela que instruye el golpe de Estado catalanista, podría ser susceptible de investigación ya que son más de 200.000 personas las que han apoyado por las redes la petición.

    La solicitud no ha pasado inadvertida para los que han pluralizado su exigencia-solicitud-dando una bocanada de oxígeno y un pretexto más a la intransigencia separatista en Cataluña, -también se ha publicitado masivamente entre quienes piensan que Claudia Alejo se ha entrometido en una situación de crucial gravedad, al pretender forzar una coacción pública contra una magistrada que cumple con su trabajo. Una confrontación de intereses colectivos a consecuencia de un acto intencionado, o no, cuyas consecuencias legales pueden ser inminentes.

    Ayer tomé contacto a través de Messenger con la exitosa y hasta ahora desconocida activista política del proceso catalán, voluntaria o involuntariamente, para comprobar que no era consciente de los problemas jurídicos que puede acarrear una exigencia-petición contra una jueza de la Audiencia Nacional en medio de una instrucción tan delicada como la presente.

    Me llamó la atención su ingenua irresponsabilidad al desconocer las implicaciones penales que podrían derivarse de la respuesta masiva, y exteriorizó todas las dudas inherentes de quien desconoce la legalidad y confunde la libertad de expresión con la intromisión a la acción de los tribunales en cumplimiento de su función imparcial.

    Quise aclararle metafóricamente la situación con el siguiente ejemplo:

    Los petardos son legales y no implican amenaza si se estallan en lugares adecuados y no exceden la cantidad de pólvora admitida. Pero si se echa un petardo en una comisaría de la Policía, puede ser considerado una amenaza y derivar en un delito de atentado contra la autoridad. Todo está en función de quien observa el acto cometido, según la interpretación de la Ley por parte de la autoridad.

    Mandar una solicitud pública de inhabilitación contra la jueza Carmen Lamela al Tribunal Supremo y al Consejo del Poder Judicial podría interpretarse, con cientos de miles de firmas detrás, como un presunto delito de obstrucción: el petardo en los tribunales, fuera de lugar, que llamaría la atención sobre una presunta actitud delictiva contra una juez de la Audiencia Nacional.

    Personalmente, y a tenor de lo comunicado con Claudia Alejos, me temo que nos encontramos ante una idealista que ha sido sobrepasada por la respuesta popular. Pero todo acto tiene consecuencias y más cuando un colectivo de cientos de miles de personas convierte la libertad de expresión individual en un problema de enfrentamiento con la acción de la Justicia, en esta España caldeada con la insurrección delictiva estando en juego la integridad nacional.

    Unas circunstancias conflictivas nada baladíes como para cometer la imprudencia de la ingenuidad o pretender la osadía de la rebeldía dirigida contra la Justicia.

    Por el bien personal de Claudia Alejos, al parecer improvisada activista peruana en España, que pase la tormenta mediática cuanto antes y no llame la atención demasiado ante la observación jurídica. Por lo pronto, los magistrados de la Audiencia Nacional han condenado públicamente el intento de linchamiento contra la juez. No es corporativismo sino Justicia.

    • ¡Bla, bla, bla!

      Esta peruana tiene que volverse a Perú a dar los golpes de Estado allí.

      Y a ver si Rajoy-River-Sanchez se ponen de acuerdo con los “nuevos catalanes”.
      A estos señores y señoras se les ha dado la nacionalidad española para ser un españoles, no para atacar a España.

      Esta ingrata parasita se tiene que marchar.

      Y los demás como ella, que los hay, ¡que arreen!

      Por cierto, que sería interesante saber los nombres y la nacionalidad originaria de los firmantes.

  2. ¿Es posible que sea imposible comunicarse de alguna manera con vosotros? Yo soy un escritor que he concluido mi novela número catorce, en la que hago relación a todo lo que está ocurriendo ahora en Cataluña y he considerado que qué menos que vosotros tuvierais conocimiento de la misma, que además la tengo casi lista para publicar. Agradecería me dijerais si por lo menos se están recibiendo mis mensajes. Un saludo.

    Libre de virus. http://www.avast.com

  3. Pues perfectamente podría estar incurriendo en un delito de obstrucción a la Justicia, con el agravante de una publicidad que pretende manipular la acción de una juez que instruye un golpe de Estado. La ignorancia y la necedad no son buenas. No sería extraño que recibiera una citación por su ocurrencia.

  4. Vaya, que yo sepa no está diciendo que los ex consellers sean inocentes, sólo que dictar prisión provisional es un auto desproporcionado y que se debió esperar el termino del proceso. Y que pasa que sea peruana y vive aquí, no puede opinar? Vaya tonteria

    • Que se preocupe por su país que nosotros nos preocupamos del nuestro si esta en España por que por que en su país no se puede vivir huir ver y callar y sino hay tiene la puerta no soy racista soy ordenada cada uno en su sitio

    • Esto es un golpe de Estado que podía haber acabado muy mal -lo de menos es la independencia-.

      No, en casos como estos, no puede opinar.

      Como tampoco podría opinar un extranjero en Perú en el caso de un golpe de Estado.

  5. Puede que no sea tan mala idea recoger firmas para que alguien ponga un poco de orden en todo esto y que a quienes no sepan respetar las leyes se les ponga en la frontera de nuevo, ya va cansando ver gente desagradecida viviendo a costa del contribuyente

  6. Los extranjeros que vengan a España, vienen a no dar problemas.

    Los que quieran ser españoles, vienen a ser españoles -que es lo que tienen que jurar antes de que se le otorgue la nacionalidad- , no a ser independentistas catalanes.

    Esta señora se tiene que marchar por donde ha venido.

  7. ¿Que tiene que hacer esta señora en España?
    ¿Es legal lo que está haciendo?
    ¿No hay nadie que aplique la ley?

    Esta señora en su país no se atreve a hacer estas cosas, porque la policía, de la hostia que le da, no se encuentra.

    No podemos seguir así con toda estas gilipolleces.

    Recuerdo además que este ni es el país de esta señora; si no le gusta como es, que se vuelva a su patria.

    • Lo que está haciendo esta señora no es un consejo:

      Está intentando impedir que la jueza haga su trabajo instruyendo un golpe de Estado y está promoviendo que extranjeros como ella en Cataluña se alineen con los golpistas en contra de los españoles.

      Eso es muy grave y son dos delitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s