pala

El alcalde de Batea (Tarragona), Joaquim Paladella, ha hecho una petición oficial a la Subdelegación del Gobierno en la provincia para celebrar una reunión en la que se exploren las posibilidades jurídicas de que el municipio se separe de Cataluña y pase a pertenecer a Aragón, según informa El Mundo.

Batea es una localidad de 2.000 habitantes ubicada en la comarca tarraconense de la Terra Alta, en la frontera con Aragón. Según relata su alcalde, los habitantes del municipio están “sopesando pedir ser territorio aragonés” y quieren que el subdelegado del Gobierno en Tarragona, Jordi Sierra, les informe sobre “las fórmulas jurídicas que existen, qué sistemas hay, para después decidir sobre la posibilidad de cambiar de comunidad”.

Paladella (PSC) denuncia “un largo historial de discriminaciones, agravios y encontronazos con el Govern”. De hecho, asegura que los habitantes de Batea se sienten catalanes y no se quieren ir, sino que les echan.