ENTREVISTA a Mons. Schneider: “Tras el Covid existe el peligro de una forma de comunismo de Estado”


thumbnail_340660

Monseñor Athanasius Schneider, obispo auxiliar de Astaná, en Kazajistán ha tenido la amabilidad de atendernos para reflexionar a la luz de la fe y de la Tradición de la Iglesia sobre esta pandemia y las consecuencias prácticas que tendrá en la vida de los católicos.

 

-Gran parte de la humanidad ha perdido el sentido de pecado, por lo tanto, es difícil que se planteen las pandemias y demás calamidades como un castigo…

Creo que no solo la gran parte de la humanidad ha perdido el sentido del pecado, sino también una gran parte del clero y los fieles en la Iglesia. La existencia del pecado y el castigo divino están intrínsecamente relacionados entre sí. Esto nos dice la Revelación Divina ya en las primeras páginas de la Sagrada Escritura. Después de que Adán y Eva cometieron el pecado, Dios inmediatamente expresó su rechazo a este mal, infligiendo el castigo a Adán y Eva. El castigo fue la muerte temporal del cuerpo y el castigo más grande y terrible fue la expulsión del paraíso, la expulsión de la comunión de la vida eterna con Dios, es decir, el castigo de la muerte en la condena eterna del alma y del cuerpo. Dios también infligió otros castigos temporales: Adán debe trabajar con fatiga en el sudor de su frente, la tierra misma, la naturaleza producirá cosas dañinas. Eva, la mujer, tendrá dolores de parto al dar a luz a sus hijos.

La existencia del castigo divino muestra que el pecado es algo grave en los ojos de Dios. El pecado contradice la voluntad infinitamente santa y sabia de Dios. Si Dios no hubiera infligido el castigo por el pecado de Adán y por los pecados de todos los hombres, Dios habría ocultado el pecado y declarado que el pecado es algo insignificante. Al no infligir castigo, Dios se habría contradicho a sí mismo, porque dejaría la contradicción contra su voluntad, sin hacer nada contra la mayor injusticia. Porque cuando la criatura con libre albedrío y pleno conocimiento contradice la voluntad manifiesta de Dios, se produce la mayor injusticia y el mayor mal. Si Dios no infligiera castigo, aceptaría la legitimidad de esta mayor injusticia y de este mayor mal. Con la imposición del castigo, Dios expresa su rechazo categórico del mal y de la injusticia. Así dice la Sagrada Escritura: “Será acaso injusto Dios al manifestar su cólera?” (Rom. 3, 5).

Los castigos infligidos por Dios son al mismo tiempo la expresión de su bondad. Así dice la Sagrada Escritura: “A quien ama el Señor, le corrige; y azota a todos los hijos que acoge” (Hebr. 12, 6). Dios es infinitamente justo y al mismo tiempo infinitamente bueno. Los castigos de esta vida tienen un carácter medicinal, como dice Santo Tomás de Aquino: “Al infligir el castigo, no se trata de querer el castigo en sí, sino de sus propiedades medicinales en la represión del pecado; por lo tanto, el castigo participa en la naturaleza de la justicia, en la medida en que reprime el pecado” (S.th., II-II, 43, 7, ad 1).

Los castigos, que los hombres merecían por sus pecados, los llevó el Hijo de Dios, expiando los pecados con su sagrada pasión y su muerte en la Cruz. San Pablo dice: “Cristo nos rescató de la maldición de la ley, haciéndose él mismo maldición por nosotros” (Gal. 3, 13). Y el profeta Isaías dice: “En verdad, tomó nuestras debilidades sobre sí mismo y cargó con nuestros sufrimientos: y lo consideramos castigado, herido por Dios y humillado. Pero fue castigado por nuestros crímenes y aplastado por nuestras iniquidades, el castigo que nos salva pesó sobre él, fuimos sanados gracias a sus heridas” (Is. 53, 53, 4-5).

Según la doctrina de la Sagrada Escritura, los fieles de todos los tiempos siempre han considerado las catástrofes naturales y las epidemias como un castigo divino por los pecados de los hombres. En tiempos de epidemia, la Santa Iglesia en sus oraciones públicas siempre le pidió perdón a Dios por los pecados e hizo actos de reparación en el espíritu de humildad y verdadera penitencia. Las oraciones de la misa votiva en tiempos de epidemia provienen de los primeros siglos, de la época de los Padres de la Iglesia. En estas oraciones se dice que la epidemia es un flagelo de la justa ira de Dios, pero con esto Dios no quiere la muerte del pecador, sino la conversión y la penitencia.

En vista de la epidemia actual, que, sin embargo, muestra una letalidad demostrablemente menor en comparación con las epidemias históricas de peste o cólera, la Iglesia y todos los fieles deben estar imbuidos del espíritu de humildad y contrición, implorando a Dios que cese ella, pero sobre todo implorando el cese de la dictadura sanitaria que está preparando un nuevo orden político mundial que ya muestra claros signos de represión de los derechos humanos fundamentales y, sobre todo, signos de la discriminación de los fieles.

Se puede ver tanto en la epidemia física como en la dictadura sanitaria un flagelo de Dios con el que quiere purificar la sociedad y, sobre todo, la Iglesia.

-Basta un virus microscópico para poner en jaque a toda una sociedad tecnológica…¿En cualquier caso sirve para meditar sobre la inconsistencia de cualquier realidad humana?

La sociedad occidental de hoy ha estado dominada desde la Revolución anticristiana francesa con el espíritu de autonomía y rebelión contra Dios y sus mandamientos. En nuestros días hemos experimentado un ápice de esta rebelión contra Dios. El hombre quiere ponerse en el lugar de Dios y quiere determinar qué es bueno y qué es malo. La sociedad de hoy ha expulsado a Dios de su vida. Los éxitos cada vez más sofisticados de la tecnología han llevado al hombre en la sociedad moderna a una actitud mental de orgullo, del engaño de la omnipotencia y inmortalidad, de la absoluta autonomía e independencia de Dios Creador.

Con epidemias imprevistas, Dios permite que el orgulloso hombre moderno experimente su propia impotencia y la realidad de que él solo es polvo, un aliento, una flor de un día, como dice la Sagrada Escritura: “Escondes tu rostro y se anonadan, les retiras su soplo, y expiran y a su polvo retornan” (Salmo 103, 29)

Desafortunadamente, la rebelión contra Dios endureció los corazones de una gran parte de los hombres de hoy y de las élites políticas y sociales de modo que no reconocen la lección que Dios les da, e incluso continúan blasfemando a Dios, como dice el libro de Apocalipsis: “No obstante, blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores y por sus llagas, y no se arrepintieron de sus obras” (Apoc. 16, 11).

En esta hora histórica, la Iglesia necesita dar un testimonio claro de la verdad de Dios y llamar a todos a la conversión y la penitencia, como el único medio de salvación.

-Al perderse el sentido de trascendencia, ¿en líneas generales se podría decir que la actitud de la Iglesia ha estado (salvo excepciones) más cerca de la prudencia de la carne que la del heroísmo cristiano?

Mi impresión general es que la mayoría de los obispos reaccionaron apresuradamente y por pánico al prohibir todas las misas públicas y, aún más incomprensiblemente, el cierre de iglesias. Estos obispos reaccionaron más como burócratas civiles que como pastores. Al concentrarse exclusivamente en todas las medidas de protección higiénica, perdieron una visión sobrenatural y abandonaron la primacía del bien eterno de las almas. Los sacerdotes deben recordar que son, ante todo, pastores de almas inmortales. Deben imitar a Cristo, quien dijo: “Yo soy el buen pastor: el buen pastor da su vida por sus ovejas. Pero el mercenario, que no es un pastor, de quien no son las ovejas, ve venir al lobo, deja a las ovejas y huye, mientras que el lobo las arrebata y las dispersa, porque es un mercenario y no le importan las ovejas. Yo soy el buen pastor: yo conozco mis ovejas y mis ovejas me conocen”(Jn 10, 11-14). Los obispos que no solo no se preocuparon del bien del alma de los fieles, sino que directamente prohibieron a los mismos el acceso a los sacramentos, especialmente al sacramento de la Sagrada Eucaristía y al sacramento de la Penitencia, se comportaron como pastores falsos, que buscan su propia ventaja. Sin embargo, para ellos mismos, los obispos proporcionaron acceso a los sacramentos, ya que celebraron su Santa Misa, tenían su propio confesor y podían recibir la unción de los enfermos, si lo deseaban.

En las últimas décadas, muchos miembros de la jerarquía de la Iglesia se han visto inmersos principalmente en cuestiones seculares y temporales, quedando ciegos a las realidades sobrenaturales y eternas. Su reacción al tratar con la epidemia de coronavirus reveló que le dan más importancia al cuerpo mortal que al alma inmortal de los hombres, olvidando las palabras de Nuestro Señor: “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero y perder su alma?” (Mc 8, 36). Los mismos obispos que ahora tratan de proteger (a veces con medidas desproporcionadas) los cuerpos de sus fieles de la contaminación por un virus material, han permitido que el virus venenoso de las enseñanzas y prácticas heréticas se propague en su rebaño.

-Sin embargo, muchos sacerdotes han tenido el amor tan grande que han dado su vida por atender a Cristo en el rostro del hermano enfermo…

Si un sacerdote observa razonablemente todas las precauciones sanitarias necesarias y es discreto, no debe obedecer las instrucciones de suspender la misa para los fieles. Tales pautas son pura ley humana; Sin embargo, la ley suprema en la Iglesia es la salvación de las almas. Los sacerdotes en tal situación deben ser extremadamente creativos para permitir que los fieles, incluso para un grupo pequeño, asistan a la Santa Misa y accedan a los sacramentos. Este fue el comportamiento pastoral de todos los sacerdotes y mártires confesos en el tiempos de la persecución.

Si una autoridad eclesial prohíbe a un sacerdote visitar a los enfermos y moribundos, no puede obedecer. Tal prohibición es un abuso de poder. Cristo no le dio al obispo el poder de prohibir que un sacerdote visite a los enfermos y moribundos. Muchos sacerdotes hicieron esto incluso cuando significaba arriesgar sus vidas, ya sea en caso de persecución o una epidemia. Tenemos muchos ejemplos de tales sacerdotes en la historia de la Iglesia. San Carlos Borromeo, por ejemplo, dio la Sagrada Comunión, con sus propias manos, en el idioma de los moribundos infectados por la peste. Un luminoso y heroico ejemplo fue el de San Damián de Veuster, que dedicó su vida al cuidado pastoral de los leprosos de Molokai y que se había contagiado la lepra.

-¿Hasta qué punto considera poca apropiada la recomendación de varios obispos de comulgar en la mano y en qué medida puede servir la coyuntura para implantar la costumbre de forma generalizada?

Hay opiniones de expertos en el campo de la medicina y la química que dicen que la recepción de la Comunión en la boca no es en sí misma peligrosa y que no es más peligrosa que la recepción directamente en la mano. Ahora observamos la maniobra de la imposición general de la comunión en la mano, con el pretexto de la higiene. Las mismas garantías higiénicas se pueden proporcionar para la Comunión en la boca como para la Comunión en la mano.

En el caso de que un fiel o su conciencia no puedan recibir la Comunión en su mano, él puede hacer la Comunión espiritual. El fiel puede pedir a un buen sacerdote que le administre la Sagrada Comunión en privado o incluso que la traiga a su hogar como como se hace en el caso de la Comunión para los enfermos, aunque el fiel en este caso comulgue menos frecuentemente. En la situación de la imposición forzada de la Comunión en la mano, creo que los fieles deberían tener la posibilidad de recibir, al menos periódicamente, la Comunión en la boca durante las Misas, celebradas por sacerdotes fieles en circunstancias, por así decirlo, clandestinas o de las catacumbas. Las catacumbas siempre trajeron muchos frutos espirituales a la vida de la Iglesia.

El modo generalizado de la Comunión en la mano agravará aún más la desacralización de la Sagrada Eucaristía. La situación de la suspensión pública de la Santa Misa y de la Comunión sacramental es tan única y grave que se puede encontrar un significado más profundo detrás de todo esto. La práctica de la Comunión en la mano durante los últimos cincuenta años ha llevado a una profanación involuntaria y a veces intencional del cuerpo eucarístico de Cristo en una escala sin precedentes. Durante más de cincuenta años, el Cuerpo de Cristo fue pisoteado (principalmente involuntariamente) por el clero y los laicos en las iglesias católicas de todo el mundo. El robo de las hostias consagradas también ha aumentado a un ritmo alarmante. La práctica de recibir la Sagrada Comunión directamente con sus propias manos y dedos se asemeja cada vez más como al gesto de comer comida común. En muchos católicos, la práctica de recibir la Comunión a mano ha debilitado la fe en la Presencia Real, en la transustanciación y en el carácter divino y sublime de la Hostia consagrada. Con el tiempo, la presencia eucarística de Cristo se ha convertido, inconscientemente, para estos fieles, en una especie de pan sagrado o símbolo.

Creo que si la Iglesia no regresa a la forma más reverente y segura posible de recibir el Cuerpo Eucarístico de Cristo, que es la recepción de rodillas y directamente en la boca, Dios podría enviar un castigo más fuerte para purificarla. Esperamos que la Congregación para el Culto Divino emita normas que garanticen a los fieles el derecho a recibir la Comunión en la boca. Esperamos que el Papa comience a defender a Jesús Eucarístico, quien se convirtió en el más indefenso en la Iglesia y en el mundo en nuestros días.

-Igualmente es irreverentemente absurdo ver a sacerdotes lavándose las manos con gel en plena Misa como si quisiesen desinfectar al mismo Cristo.

No podemos tratar la Divina Majestad del cuerpo y la sangre de Cristo, escondidos bajo las humildes y frágiles especies eucarísticas, como tratamos la comida común, o peor aún, como tratamos las cosas destinadas a la basura. Es realmente horrible ver cómo los sacerdotes distribuyen al Señor Eucarístico usando guantes desechables y fieles recibiendo al Señor tomando el Cuerpo de Cristo con guantes desechables. Una práctica tan horrible es la consecuencia final de la práctica de la Comunión en la mano, que en el curso de las últimas cinco décadas debilitó la fe en la Presencia Real, en la Transustanciación y la sacralidad Divina de la Eucaristía. Dios no puede ser burlado. De Dios nadie se ríe (cf. Gal. 6, 7). A Dios no podría mofar sin repercusiones.

Tenemos que recordar las palabras del Ángel de Fátima que dijo a los niños: consuelen a su Dios, que está tan ultrajado en este sacramento. Ahora somos testigos de esta situación en nuestros días.

-¿Cree que esta pandemia va a propiciar un cambio de paradigma a nivel mundial y va a ser servir para implantar una agenda mundialista anticatólica?

La situación objetiva de un confinamiento de casi toda la población del planeta es única y esta proporción no tiene precedentes en la historia. El confinamiento radical está mostrando consecuencias desastrosas en el sector de la economía y en la vida social. Parece que después de la crisis causada con Covid-19, el estado tendrá más influencia en la dirección de la vida económica y también en la posesión de la propiedad. Existe el peligro de establecer una forma de comunismo de estado.

Creo que ninguno de nosotros podría imaginar vivir en un confinamiento tan drástico bajo un control y supervisión totales, como un verdadero estado policial, casi un estado de terror sanitario.

Impresionante es el hecho de que la mayoría de la población acepta sin resistencia el comienzo de un control total de los ciudadanos. Debe abrir al menos un debate serio y pacífico a nivel científico y político sobre las causas, el peligro de contagio y la fatalidad de Covid-19. Parece que tal debate ha sido descartado hasta ahora por la nomenclatura política y de los medios de comunicación. Las voces de los disidentes no se escuchan en tiempos de totalitarismo.

Otra consecuencia nefasta de esta crisis y confinamiento es el evidente y creciente control del estado sobre la vida privada de los ciudadanos. Hay evidencia de declaraciones públicas de políticos en varios países de la introducción de una vacuna obligatoria para todos los ciudadanos.

Sin embargo, la consecuencia más dolorosa es la prohibición del culto católico público.

Las medidas drásticas de seguridad de la salud son evidentemente desproporcionadas, y esto se compara con la tasa de mortalidad causada por este virus y una fuerte gripe que tuvo lugar periódicamente en los últimos años. Estos hechos por sí solos ya demuestran la desproporción de las medidas adoptadas. Sospechosa es también la orquestación del miedo y del pánico público a través de los medios de comunicación, realizada de una manera única de acuerdo con el pensamiento uniforme, eliminando voces disidentes, como en una vera y propia dictadura. El lenguaje de las noticias es claramente alarmante y revela un carácter de propaganda. Los métodos, el contenido del informe de noticias sobre Covid-19, las medidas de contención fueron las mismas incluso en sus detalles en la gran mayoría de los países, como si fueran planeados por un cuerpo central mundial.

Todos estos elementos obvios muestran más que suficientemente que las proporciones de casos de mortalidad causada por Covid-19 no superan en varios países el fenómeno de una gripe estacional fuerte y que se utiliza esta situación como un instrumento para propósitos más globales, como el establecimiento gradual de un Nuevo Orden Mundial, dirigido por estructuras ideológicas centrales.

Georges Soros, uno de los partidarios más influyentes del establecimiento de un Nuevo Orden Mundial, dijo durante la entrevista con Project Syndicate el 11 de mayo 2020: “Incluso antes del golpe de la pandemia, me di cuenta de que estábamos en un momento revolucionario donde lo que sería imposible o incluso inconcebible en tiempos normales se había vuelto no solo posible, sino probablemente absolutamente necesario”.

En Bill Gates vemos un nexo de control sobre la salud, la política, la vigilancia, las finanzas, la energía, el agua y las industrias digitales, lo que lo convierte en el líder para una economía global. Se hace evidente que Bill Gates es también uno de los partidarios más influyentes detrás de los planes para un Gobierno Mundial Único.

Debemos creer que todos los eventos en la historia están en manos de la Divina Providencia, y nada escapa a estas manos de Dios. Dios también permite que del mal actual causado por Covid-19 se saque un bien mayor. Dios también usará este Nuevo Orden Mundial para difundir el reinado de Cristo, como Él usó el Imperio Romano de la época. Le pertenecen los siglos y los tiempos.

Por Javier Navascués

 

 

2 pensamientos en “ENTREVISTA a Mons. Schneider: “Tras el Covid existe el peligro de una forma de comunismo de Estado”

  1. Gente como Gates,, Soros, el club Bildberg, Rotschilde, la Fundación Rockefeller… han descubierto cómo se puede esclavizar a toda la población mundial. Sin esfuerzo e incluso con la voluntad de sus víctimas…

    No os preocupéis, que esta pandemia no será la primera ni la última.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s