HISPANIDAD: El gallego que llegó hasta Alaska (y cuyo diario robado guió al capitán Cook)


nutka-cardelus-alaska-U10187853307uAE--620x349@abc-Home
Fuerte español de San Miguel, en la bahía de Nutka
Retrato conservado del navegante Francisco Mourelle de la Rúa (1750-1820).

Dicen que hay determinadas personas que están ligadas al mar de una forma tan inexplicable que, hagan lo que hagan en la vida, su destino estará unido a las olas. Que tienen agua salada en vez de sangre, por usar el símil fácil. No sé si ustedes conocen en persona a alguien de esas características -si viven cerca del mar, como yo, habrán tenido la oportunidad de tropezarse con unos cuantos- pero les aseguro que pocos encontrarán como el protagonista de la historia que les voy a contar hoy, con una vida que parece sacada directamente del guión de una producción hollywoodiense, desde unos inicios humildes a una existencia plagada de viajes y aventuras sorprendentes.

Permítanme que les presente a Francisco Mourelle, el humilde pescador de Corme (A Coruña) que acabó siendo uno de los mayores rivales de Cook en el Pacífico y a la vez el inspirador de uno de sus viajes.

Mourelle nació en 1750 en San Adrián de Corme, que entonces era una pequeña aldea pesquera y hoy en día es un apacible pueblecito mariñeiro en plena Costa de la Muerte. Es de suponer que ya de crío salía a navegar en esas peligrosas aguas, porque con tan sólo trece años, siendo un adolescente, sintió que había llegado el momento de hacer grandes cosas entre las olas. Sin embargo, sus padres, unos sencillos pescadores, no tenían el dinero suficiente para pagar el costoso ingreso en la Real Compañía de Guardamarinas de Cádiz. Ese era el camino formal para llegar a obtener el mando de una embarcación militar y poder recorrer los océanos, pero estaba reservado a aquellas personas que bien gracias a su apellido o bien gracias a la generosa bolsa de su familia podían afrontar el coste de la institución gaditana, la encargada de formar a algunos de los mejores navegantes de la época.

Quizá otro habría renunciado, pero Mourelle (que, insisto, no olviden que tenía sólo trece años, una edad en la que muchos críos de hoy en día sólo sueñan con ser youtubers) no dio su brazo a torcer. Finalmente consiguió el ingreso en la Academia de Pilotos de Ferrol, un centro menor que en teoría solo le permitiría ser un oficial subalterno en alta mar, pero que al menos le daría permiso para subirse en alguno de los imponentes buques de la flota real. Y a partir de aquí, el talento de Mourelle empezó a dispararse.

En sólo tres años ya tenía el título de piloto bajo el brazo y al poco tiempo de licenciarse con honores -su expediente, que aún hoy se conserva, está lleno de halagos de sus instructores- es destinado como segundo piloto de la fragata Dolores, que parte en dirección a Trinidad y después a México. Mourelle tiene dieciséis años y es la primera vez que se aleja de Galicia. No sabe que está a punto de iniciar un viaje que le hará recorrer todo el mundo en las siguientes décadas.

DE MÉXICO A LA COSTA OESTE

Sin embargo, su carrera parecía estancada cuando en 1775 es nombrado piloto del puerto de San Blas, en México. Pónganse en su piel por un momento. Imagínense de pie, en el borde del puerto de San Blas (un villorrio grande por aquella época), viendo las velas de un barco acercándose. Ser piloto de un puerto era un trabajo estable, seguro y sobre todo nada peligroso, pero no estaba bien pagado y además para un espíritu inquieto como el de Mourelle tenía que ser una tortura ver entrar y salir buques en el puerto y que su trabajo se limitase a pilotarlos en la aproximación al muelle.

Pero entonces conoce a Juan Francisco Bodega, un animoso capitán, y su vida cambia por completo.

Junto con Bodega, a lo largo de los siguientes años, Mourelle recorrerá toda la costa oeste de lo que hoy es Estados Unidos, tomando posesión de bahías, radas y ensenadas en California y Oregón que todavía eran desconocidas para los europeos hasta la fecha.

Y así, en 1779, Bodega y él, a bordo de la fragata Favorita, remontan la costa americana hasta lugares aún más remotos. El frío comienza a morderlos a medida que la nieve y el hielo los rodea. Una mañana observan a lo lejos una enorme montaña asomando por el horizonte. Cuando echan el ancla, en una bahía cercana, un grupo de nativos envueltos en pieles de foca se les acerca remando: son indios umiaks y Mourelle y Bodega acaban de llegar a Alaska y están fondeados al pie del monte San Elías, una de las cuatro montañas más altas de América del Norte (por cierto, esta montaña será escalada por primera vez por otro español casi cien años más tarde, pero esa es otra historia).

Su objetivo declarado es encontrar el Paso del Noroeste, la vía para llegar a Europa desde el Pacífico sin tener que rodear el Cabo de Hornos, pero a medida que se acercan a Siberia, la Favorita se ve sacudida por las espantosas tormentas del Mar de Bering y tienen que correr delante de ellas para evitar un naufragio seguro.

Dibujo con la firma de Francisco Mourelle.

LA COPIA DE SU DIARIO

Mourelle es destinado en Manila, pero no antes de entregar al virrey un detallado diario de viaje, con todas las anotaciones, puntos de referencia, corrientes y datos de interés que había ido recopilando como piloto excepcional. Y aquí se abre uno de los misterios de la historia que seguramente jamás seremos capaces de resolver. Una copia del diario de Mourelle, cuidadosamente traducido, acabe en Londres, en manos de un brillante y ambicioso capitán de la Marina Real Británica. Su nombre es James Cook y, tal y como reconoce en sus propios escritos, los mapas y anotaciones de Mourelle son fundamentales para su Tercer Viaje por el Pacífico. De hecho, en su exploración de la costa americana sigue paso por paso la ruta establecida por el gallego.

Mientras tanto, Mourelle, ajeno a todo esto y a que alguien les está robando el mérito de sus viajes, recibe un encargo del gobernador de Filipinas: debe llevar una información de vital importancia a México. Se trata de una misión tan secreta que para ello tendrá que seguir una ruta alejada del camino del Galeón de Manila, la vía tradicional de comunicación entre las Filipinas y el resto del Imperio Español. Es la primera vez que ostenta el mando de una nave, aunque aún no tiene el rango de capitán, por sus humildes orígenes. Es 1780 y acaba de cumplir treinta años, a miles de kilómetros de su Corme natal.

Mourelle parte en una fragata llamada Princesa rumbo a México y por el camino va tropezando con diversas islas que o bien no habían sido visitadas jamás o habían tenido un contacto muy breve con los occidentales. Así atraviesa el archipiélago de las Salomón y finalmente, tras verse sacudido por un tifón del que salen vivos de milagro, recala en una maravillosa y paradisíaca isla que hoy se conoce como Tonga.

Imagínense la estampa, una maltrecha fragata española navegando lentamente por las cercanías de una isla del Pacífico, mientras docenas de nativos salen a su encuentro. Mourelle y su tripulación permanecerán algo más de un mes en Tonga, mientras reparan la nave y reponen agua y víveres, y durante todo ese tiempo no se produce ni un solo incidente. Cuando se compara la experiencia de Mourelle con la de navegantes británicos de la época o balleneros estadounidenses algo posteriores, es llamativa la enorme mano izquierda del gallego, hasta el punto de que el rey de Tonga le ofrece en matrimonio a su hija, lo que Mourelle rechaza, nos imaginamos que no sin apuro y tratando de no ofender al monarca local.

Finalmente llega a México sin problema, cumpliendo una vez más su cometido y volvió a Manila intentando trazar una nueva ruta, lo que le hizo arribar a las costas de Tuvalu, un pequeño país del Pacífico que hoy está a punto de ser devorado por la subida de los niveles del mar.

Con treinta y pocos años Mourelle ya es uno de los marinos más veteranos de la Armada Española y se pasa los siguientes años recorriendo el sudeste asiático, tocando puertos como Cantón o Jakarta, «paseando la bandera» o llevando a cabo misiones comerciales.

A estas alturas quizá piensen que me dejo llevar por el chauvinismo y que exagero sobre la figura de Mourelle. Pero cuando alguien tan poco sospechoso de partidismo como el historiador norteamericano Donald C. Cutter dice de él que «las relaciones y mapas relativos a estas expediciones colocan a Mourelle de la Rúa a la misma altura que los capitanes Cook, Bougainville, Malaspina y La Pérouse en las exploraciones del Pacífico», comprenderán lo injusta que ha sido la historia con este marinero de Corme.

Para ir resumiendo, en 1792 Mourelle vuelve a España, después de décadas de viajes y es destinado en Algeciras, para vigilar un sector de la costa mediterránea peninsular. Qué llevó a sus mandos a destinar a alguien con sus capacidades a un puesto tan poco apropiado es algo que se han llevado a la tumba, aunque no olvidemos que para algunos de sus contemporáneos Mourelle era alguien de extracción demasiado humilde haciendo cosas excesivamente brillantes. Allí pasa los años, en una Europa convulsa y en guerra, hostigando y capturando navíos enemigos, sobre todo ingleses (quién sabe si irritado en su fuero interno por el robo de su diario, años atrás).

LA HAZAÑA FINAL

Por fin, en 1799, en un arriesgado golpe de mano, ataca con un puñado de lanchas (lo único que tenía a mano) a un convoy británico y captura una fragata, una cañonera y varios buques de transporte, haciendo cientos de prisioneros. Es tal el calibre de su hazaña que nadie puede evitar, por fin, su ascenso a capitán de fragata. Mourelle lo ha conseguido. Tiene cuarenta y nueve años y ha tenido que recorrer medio mundo y jugarse la vida para lograr que reconozcan que es uno de los mejores marinos de su tiempo.

Mourelle aún vivirá un puñado de aventuras antes de morir en 1820, aunque la historia ha devorado su nombre, como con muchos otros.

Por cierto, un par de cosas para acabar. Mourelle reposa en el Panteón de Marinos Ilustres, por si les apetece ir a rendirle un saludo, aunque su tumba suele pasar casi siempre desapercibida. Y si tienen ganas de viajar, en la Columbia Británica, en la costa que él exploró con tanto denuedo, las autoridades canadienses le rindieron un bonito homenaje. En el estrecho de Georgia, al lado de Vancouver, hay una preciosa isla, con un nombre que de ahora en adelante les sonará: Mourelle.

Fuente: ElMundo

3 comentarios

  1. Gracias por recordarnos a otro de los héroes y sus asombrosas hazañas que han quedado escondidas por la interesada política ilustrada del Gran Oriente francés.

    (envidia, odio y mentiras)

    Es lamentable que sean nuestros enemigos, los sajones, quienes tengan que
    sacar del olvido a este personaje y le den el reconocimiento que se le debe.

    Si la tumba de este héroe pasa desapercibida es porque el panteón de marinos ilustres no cumple su función.

    (otra consecuencia de las políticas ilustradas de las logias de obediencia extranjera, nuestras enemigas)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s