El nacionalismo ayudó a encubrir los abusos en Montserrat


15494020841180

A finales de 2000, varios medios,  publicaron una serie de informaciones respecto a la existencia de un frente gay en la Abadía de Montserrat; un lobby homosexual que había formado un subgrupo de poder en la comunidad monástica, que había provocado la destitución de los dos últimos abades, Cassiá M. Just y Sebastià Bardolet. Esas informaciones cayeron como una bomba y la mayoría de políticos y medios salieron en defensa del honor mancillado a la comunidad de monjes. Desde el presidente Jordi Pujol, que se desplazó personalmente a Montserrat a solidarizarse con el abad, hasta políticos de izquierdas como Joan Reventós o Antoni Gutiérrez, que encabezaron un manifiesto. Incluso Ernest Lluch publicó un artículo en La Vanguardia -días antes de ser asesinado por ETA- en el que acusaba a los reportajes de homófobos, anticlericales y anticatalanistas.

Pero la palma se la llevó una entrevista de Enric Juliana al abad Josep María Soler en La Vanguardia que debería ser motivo de estudio en cualquier facultad de periodismo. ¡Una entrevista sobre una no noticia! Una entrevista sobre un tema del que el rotativo no había informado. Una entrevista acerca de sobreentendidos, que aquel que se informase únicamente con el diario del Grupo Godó no podía saber de qué demonios hablaban. Pero las respuestas del abad no tenían desperdicio. Según él «nos sentimos heridos como personas y como ciudadanos» o «nos suena a montaje y han causado un grave daño a la comunidad», para terminar con el típico envoltorio: «Veo en los hechos de estos días la voluntad de desprestigiar los valores evangélicos, la propia Iglesia como institución, Cataluña e incluso las bases éticas de la sociedad». El típico ataque a Cataluña. ¡Y a las bases éticas de la sociedad!

18 años después el abad Soler se ha tenido que tragar estas palabras. Ahora se ha sabido -y el propio abad ha reconocido- que en 2000, cuando hablaba de montaje y voluntad de desprestigio, ya tenía conocimiento no sólo de la homosexualidad, sino de la pederastia de, al menos, uno de sus monjes. Cuando hablaba de ataque a Cataluña y había movilizado a políticos y medios, sabía que uno de sus frailes, el hermano Andreu Soler, había abusado de un chico de 15 años, Miguel Ángel Hurtado. Y en aquel año 2000, en el que se sentía herido por un ataque a «las bases éticas de la sociedad», enviaba una carta a la víctima en la que le manifestaba: «Estoy decidido a investigar a fondo esta cuestión, no solamente en cuanto a tu caso personal sino a un nivel más amplio». Y cuando enviaba esa carta, ya había trasladado al monje al santuario de El Miracle y le había hecho abandonar su responsabilidad respecto al movimiento scout de Montserrat. También se ha sabido que en el año 2003 compró la voluntad de la víctima y pretendió restablecer su honor con 8.600 euros. 7.200 para el joven y 1.400 para su abogado. Y para que no quedase rastro, se lo entregaron en tres ocasiones, en billetes de 500, por medio de su letrado. Pero la víctima les salió respondona y en un gesto que le honraba, en el año 2015 les anunció que iba a denunciar el caso y les devolvía el dinero. Personalmente al abad. Sin intermediarios.

Durante todo este tiempo, al abad Soler no se le ocurrió iniciar un proceso canónico contra el monje, contraviniendo las instrucciones que había promulgado la Santa Sede en 2001. Se trataba de un caso de 1998, no de los setenta. Un caso bien reciente. Se limitó a trasladar al fraile a El Miracle, pero siguió velando por su honra, hasta el punto de que la editorial de la Abadía le publicó en 2007 el libro L’escoltisme i Montserrat, ¡prologado por Jordi Pujol!

El monje Andreu Soler falleció en 2008, pero aún tardó el abad ocho años más en poner el caso en manos de la Congregación para la Doctrina de la Fe, tal como ordenaban los protocolos de la Santa Sede y habían dispuesto reiteradamente tanto Benedicto XVI como el Papa Francisco. Curiosamente no se trasladó el caso a Roma hasta que la víctima devolvió el dinero del silencio y manifestó que iba a denunciar el caso a los medios.

Y cuando sale la denuncia de Hurtado a la prensa, como primera medida, publica Montserrat una nota en la que dicen que el de Hurtado era un caso aislado y jamás hubo otra denuncia. Sin embargo, lo primero que hacen es crear una comisión. ¡Una comisión del monasterio con un fraile y un ex conseller de la Generalitat! No obstante, antes de constituirse la comisión, aquel caso aislado se viene reproduciendo con un goteo casi diario, del cual ya han salido, por ahora, ocho víctimas del hermano Andreu Soler.

El domingo pasado, el abad Soler, con voz compungida, puso cara de arrepentimiento y pidió perdón. Pero se halla preso el laberinto del encubrimiento que inició hace 18 años, cuando se envolvió con el ataque a Cataluña para eludir el problema. Sólo le está salvando el carácter simbólico del monasterio de Montserrat en el imaginario nacionalista. Sigue habiendo llamadas a no generalizar, muestras de solidaridad, personas que creen a pies juntillas que nos hallamos ante una conspiración, otros que se interrogan maliciosamente por qué ha explotado esto ahora. Pero no parece que el abad pueda contemplar su futuro con tranquilidad. Pagará el precio de su hipocresía y encubrimiento.

Fuente: La Vanguardia

4 comments

  1. Se sabía. Montserrat, la cueva de ladrones que llaman abadía, Alí Babá conocido como el Abad, malvado, encubridor, independentista y malnacido. y sus cuarenta putos monjes vestidos de colorines y haciendo el caldo gordo a la burguesía catalana, que es la peor calaña de Europa.
    Calaña que se dió mucha prisa en restaurar la cueva de ladrones cuando se incendió.

  2. Los pederastas buscan su target en donde esten. En este caso, en la escolania o los scouts. Además utilizan la culpa nombrando a dios para acallar a los niños. Como pueden verse en profesorado, monitores de deportes, o donde los niños esten presentes. Por eso no conviene criminalizar a todo el colectivo que sería como decir q todos los profesores/as o monitores/as son pederastas. Me imagino q hay gente en la iglesia que da su vida por lo que cree.
    Pero que exista una red en esa abadia no me sorprenderia nada.

  3. Malditos muchos de los delincuentes, criminales (porque matan en vida ) depredadores que existen en el maldito monte SERRADO.
    Por fin la JUSTICIA DIVINA ACTUA.
    ¡ PUES BIENVENIDA SEA Y QUE CONTINUE !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s