La entusiasta colaboración de la industria catalana con Primo de Rivera


cambo

La política económica del régimen del general Primo de Rivera (1923-1930) se caracterizó por su nacionalismo y su proteccionismo. Se implantaron fuertes aranceles para impedir la importación de productos industriales extranjeros, se nacionalizaron industrias esenciales y se potenciaron las grandes empresas españolas ya fueran privadas o públicas para no depender de la industria extranjera.

En la práctica, las grandes beneficiadas fueron la industria vasca y la catalana que eran las principales zonas industriales del país en aquella época (más aún Vizcaya que Cataluña). Ya vimos en anteriores artículos como la burguesía catalana apoyó con entusiasmo( y de hecho organizó) el golpe militar que llevo al general al poder, en septiembre de 1923.

El historiador israelí Shlomo Ben Ami escribe en su obra, de referencia para este periodo ”El cirujano de hierro. La dictadura de Primo de Rivera. (1923-1930): ” No es extraño que el mundo de los negocios catalán diera el tono de euforia. Las Cámaras de Comercio e Industria de Cataluña fueron las primeras en felicitar al dictador ”con el mayor entusiasmo”. La Liga Industrial y Comercial de Cataluña y el Fomento del Trabajo Nacional que formaban la base de poder de la Lliga se apresuraron también a felicitar al general Primo de Rivera”.

Lo mismo hicieron los partidos  políticos que representaban a la burguesía catalana: La Lliga Regionalista y la Unión Monárquica Nacional. Cambó dijo que “el golpe es lo único dulce que hemos podido saborear en un año amargo”. El apoyo de la burguesía vasca también fue total.

El general Primo de Rivera llevó a cabo también un enorme programa de obras públicas (lo mismo que harían más tarde el presidente Roosevelt y Hitler en sus países para reactivar la economía tras el crack del 29). Magnates de la industria catalana y vasca como Federico Echevarría  o Domingo Sert (presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo Nacional), tenían un papel prominente en el Consejo de Economía Nacional, que asesoraba al gobierno de Primo en política económica.

La economia española vivió durante este periodo un boom y un fuerte aumento de la producción industrial en todos los sectores (aunque sería efímero y coincidiendo con la llegada de la II República se produciría una gran crisis económica). La producción industrial subió un 40%. La producción de electricidad aumentó un 120 %. Una de las grandes beneficiadas fue la compañía eléctrica CHADE  de la que Cambó era un accionista importante.

En todos los sectores ocurrió lo mismo. Las compañías de seguros, por ejemplo, aumentaron sus beneficios un 166%. Shlomo Ben Ami recuerda que la Sociedad de Estudios Económicos de Barcelona junto con la Liga Vizcaína de Productores lanzaron una gran campaña en 1927 (apoyada incluso por la Iglesia catalana) en favor de consumir solo productos españoles. En todas partes se veían carteles con frases como “Impidamos que el patrimonio nacional caiga en manos extranjeras. Esta es nuestra más importante frontera nacional” “Compre productos nacionales aunque sean más caros”. “Escriba en papel español con tinta española”

Una de las grandes batallas económicas de Primo fue la nacionalización del suministro de petróleo en España creando la empresa estatal CAMPSA con el apoyo de los bancos españoles y expulsando a empresas como SHELL o Standard Oil y otras (lo que causó un gran malestar a los gobiernos británico, francés o norteamericano, entre otros)  Las grandes empresas siderúrgicas vascas o asturianas hicieron enormes beneficios en esta época. Los grandes bancos vascos como el Banco de Bilbao o el de Vizcaya y otros como el de Santander se adueñaron del mercado español. (Cataluña siempre fracasó en tener grandes bancos propios en esta época)

Aún así la burguesía catalana resultó muy beneficiada en esta época. Lo cual hizo que la Lliga de Cambó olvidara el catalanismo político en este periodo en el que la burguesía catalana volvió a emplear un discurso de intenso tono patriótico español.

Así pues, como vemos, la historia auténtica no tiene nada que ver con el cuento que nos cuentan de una Cataluña oprimida y sometida por la dictadura de Primo de Rivera.

RAFAEL MARÍA MOLINA. HISTORIADOR.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s