w4

 

Cuando se investiga en la historia de las ciudades enseguida se encuentra un mundo riquísimo de curiosidades. Hace no tantos años ir a la playa en Barcelona era toda una odisea porque estaban muy mal comunicadas y apenas había acceso gratuito al mar. En torno a la línea costera se atrincheraban un sinfín de restaurantes, clubs deportivos y balnearios, la mayoría de ellos ya extintos. A raíz de las olimpiadas, la modernización de las playas y su fácil acceso acabaron con el encanto de las mismas y vino su degradación.

w2Los numerosos establecimientos de baño que se fueron abriendo en las playas de Barcelona durante la segunda mitad del siglo XX nos hacen pensar en una demanda creciente de instalaciones de este tipo. Con los años, algunos de estos establecimientos desaparecieron, pero otros se mantuvieron abiertos hasta bien entrado el siglo XX. Entre los más conocidos, todos situados en las playas de la Barceloneta, cabe señalar los baños de la Senyora Tona o de Salé, Astillero, Sant Miquel (originariamente ubicado en Can Tunis), la Deliciosa, Junta de Damas, Neptuno, la Sirena o el Tritón. También en la Barceloneta, los baños San Sebastián fueron los primeros -y no sin escándalo- en instaurar una zona de baños en la playa que permitía la coexistencia de hombres y mujeres.

En el año 1912, en la zona de levante, cerca del barrio del Bogatell, se inauguraron los baños de la Mar Bella, que permanecieron abiertos hasta los años cuarenta, cuando fueron destruidos por un temporal. Entonces era considerado el lugar de playa más limpio de Barcelona. En la Marina, en las playas de Can Tunis fueron también reconocidos los baños España, Cibeles, y muy especialmente los baños Zoraya, llamados popularmente “el balneario”.

w3.jpgIr a bañarse a mar abierto en la Barcelona de aquellos tiempos significaba toda una aventura. Acceder a las playas llevaba su tiempo. Hasta que no se instauraron algunas líneas de tranvía, como las que comunicaban algunos baños de la Barceloneta con la ronda de Sant Antoni, Sants o la plaza de Catalunya, la gente iba caminando.

Los establecimientos de baño permitían combinar los baños de mar con los que entonces se llamaban “baños de pila” (bañeras y piscinas). Algunos de estos establecimientos ofrecían servicios complementarios como por ejemplo gimnasio o solárium. Un acontecimiento que despertó gran expectación en la ciudad fue la inauguración, en el año 1872, de los baños Orientales, una lujosa construcción que imitaba formas árabes y que ofrecía unas comodidades desconocidas hasta entonces.

Durante las dos primeras décadas del siglo XX, se fundaron cuatro entidades pioneras en España en el deporte del remo, de la vela y de la natación. En 1902, como resultado de la fusión entre el Real Club de Regatas de Barcelona (1881) y el Real Yacht Club (1879), se fundó el Real Club de Barcelona, el actual Reial Club Marítim de Barcelona. En 1909, por discrepancias internas, fundamentadas principalmente en una eterna rivalidad entre los practicantes del remo y de la vela, se produce una escisión en el seno de la entidad que significará el nacimiento de un nuevo club: el Club Náutico de Barcelona.

w1En sus primeros años de existencia, las sedes sociales de las dos entidades estaban instaladas en dos edificios flotantes próximos, fondeados en el Portal de la Pau. Dos otras entidades históricas relacionadas con el mar y las playas de Barcelona fueron fundadas también en estos primeros años del siglo XX: el Club Natació Barcelona y el Club Natació Barceloneta.

Los renovadores planteamientos pedagógicos que, entrado el siglo XX, revolucionaron el modelo de escuela vigente hasta entonces en la ciudad, recogían también este espíritu de vivir más armónicamente con la naturaleza y de hacer de la educación física y el deporte prácticas habituales en los centros educativos. También, en esta ocasión, el mar y las playas de Barcelona fueron el marco de una experiencia singular, surgida en este caso a partir de una iniciativa municipal. En 1922, en la Barceloneta, justo al final de la calle del Almirall Aixada, al lado de los baños Orientales y en la propia playa, se inauguró la Escuela del Mar.

El objetivo fundamental de la Escuela del Mar era acoger a niños que, sin estar enfermos, manifestasen algún síntoma de debilidad física que hiciera aconsejable un tipo de vida más sana, fuera del ambiente cargado de la ciudad. En 1938 el edificio fue destruido por las bombas, en plena guerra civil. Posteriormente la escuela fue trasladada a Montjuïc y, finalmente, en el año 1948, al barrio del Guinardó.

La reordenación urbanística, surgida en ocasión de los Juegos Olímpicos de 1992, se basó en tres decisiones importantes: el saneamiento y la consolidación del litoral, el levantamiento de las líneas ferroviarias costeras, y la construcción de la ronda y el parque del Litoral.

Desde la construcción de la Villa Olímpica -la primera gran obra emblemática de la Barcelona del 92- hasta las últimas intervenciones con motivo del Fórum, se ha diseñado un nuevo frente marítimo constituido por piezas de características suficientemente diferentes en cuanto a la superficie, los programas y usos previstos, y la especificidad de la estructura urbana en relación con las exigencias del entorno. Todas ellas, sin embargo, han sido proyectadas según un mismo criterio: relacionar íntimamente el litoral de levante, su mar y sus playas, con los barrios vecinos, e integrarlo en la ciudad como un espacio más de uso público, de la manera más racional y sostenible posible.

Fuente: http://lameva.barcelona.cat/