meu dret.jpg

Lo que debería ser escandaloso, no lo es. Se ve como normal que la campaña del referéndum ilegal se aloje tan campante en el transporte público barcelonés, tanto en el metro como en los autobuses urbanos. Se han levantado voces de protesta. ¿Qué pasará? Lo de siempre, nada.

Los grupos municipales de Ciutadans y el PP en el Ayuntamiento de Barcelona han exigido este martes a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, la retirada inmediata de la campaña del Pacto Nacional por el Referéndum contratada en el transporte público de la ciudad: autobuses y metro.

La líder del partido naranja en el consistorio, Carina Mejías, ha exigido la retirada tanto a Colau, que preside el Área Metropolitana de Barcelona, como a la concejal de Movilidad y presidenta de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB), Mercedes Vidal, porque entiende que la campaña tiene “contenido ideológico”.

TMB ha afirmado en declaraciones a Europa Press que esta publicidad “no busca la polémica, la provocación ni la confrontación”, y que es equiparable a campañas anteriores como las de difusión de actividades de la Diada del 11 de Septiembre por parte de entidades, con mensajes de posicionamiento y sin intención de generar confrontación. Ciutadans no lo ve así, y entiende que TMB utiliza una “doble vara de medir”.